Personas tónicas o personas medicina, ¿existen?

¿Existen las personas medicina?

Sabemos que determinadas sustancias ejercen en nosotros un efecto negativo para nuestra salud.

Cada vez somos más conscientes de que hay relaciones muy destructivas que arrasan con la autoestima y la dignidad de los protagonistas.

A veces son interacciones fugaces, como unos simples minutos de charla con alguien.

Otras son vínculos que se instalan peligrosamente durante años para ir comiéndose la salud y la energía de quien los mantiene.

Lo cierto es que también puede ocurrir todo lo contrario: encuentros de minutos o relaciones de hace décadas que nos aportan salud, positividad, fuerza y energía con suma fluidez.

¿Lo has observado? ¿Es posible que, igual que hablamos de personas tóxicas, existan personas tónicas que generan el efecto opuesto a las primeras?

En un artículo anterior, me gustó matizar que más que personas tóxicas deberíamos hablar de conductas tóxicas, puesto que todos podemos tener este tipo de comportamientos en algún grado y en algún momento de nuestra vida.

Aunque hay personas que tienden a comportarse de esta manera, es justo que no estigmaticemos a nadie, y nos sigamos concediendo unos a otros el derecho a cambiar en cualquier momento.

Consecuentemente, podemos hablar también de personas tónicas o medicina, entendiéndolas como aquellas que predominantemente manifiestan comportamientos que vitalizan a quien está cerca de ellas.

Si lo piensas, ¡quién no ha tenido alguna vez conductas de ese tipo también!

Conductas tóxicas versus conductas tónicas

Para que sea más nítido a que nos estamos refiriendo, veamos algunas de las características de ambos tipos:

Conductas tóxicas:

#Filtraje negativo.

Llegar a un sitio y detectar en segundos todos los inconvenientes que tiene ese lugar.

Conocer a alguien y a los pocos minutos encontrarle defectos (físico o de forma de ser).

Recibir una buena noticia y pensar rápidamente todas las desventajas que puede conllevar a medio o largo plazo (“ya, pero lo malo de eso…”)

Escuchar a alguien contando algo bueno, y corregirle con “pero…” señalando alguna característica negativa para restarle valor o incluso anularlo.

#Victimismo

Hacer un favor a alguien y expresar la gran cantidad de inconvenientes que le acarrea hacer esa acción.

Tener una experiencia negativa y sentir que uno tiene mala suerte, que no se lo merece, que todo lo negativo le pasa a él, que es el que peor lo pasa del mundo, etc.

#La envidia

Incapacidad para alegrarse de lo positivo que le pase a personas de su alrededor, si antes no disfruta él de ese logro, experiencia o bien material.

Descalificar a quien ha conseguido éxito en algo para quitarle mérito, hacerle sentir mal y así compensar su frustración por no haber superado al otro

#El egocentrismo

Anteponer siempre sus intereses a los del otro, mostrando ausencia de empatía.

Acaparar la conversación, invalidando el derecho de la otra parte a expresarse.

Asumir que las creencias de uno son las verdaderamente relevantes, manifestando desinterés y menosprecio por las ideas de los otros.

Conductas medicina:

#Filtraje en positivo

Pase lo que pase, siempre tiene algo positivo que señalar, que suele pasar desapercibido para la mayoría.

Es capaz de ver el lado bueno de las circunstancias adversas, y acaba sus frases con “lo bueno de…”, “qué bien que”

Cuando conoce a alguien o llega a un sitio, tiene una facilidad tremenda para ver las cualidades o ventajas.

#Empatía más allá de la simpatía

No es necesariamente alguien que se esfuerce por ser simpático o agradar, pero siempre hace que el otro se sienta a gusto y valorado.

Sabe ponerse en el lugar del otro para explicar sus comportamientos negativos, relativizarlos y darles un sentido, aunque no los comparta.

No juzga a los demás, ni suele hablar en términos de lo que está bien o está mal. Se muestra respetuoso y amable.

#Sentido del humor

Trae sonrisa en la cara y provoca sonrisas en los demás.

Sin pretenderlo arranca risas a la gente, porque es capaz de llevar al absurdo problemas cotidianos.

Se ríe de sí mismo y de sus errores, haciendo que el que está a su lado se sienta relajado y con confianza.

#Amabilidad y respeto

No pretende imponer sus ideas, se muestra atento a escuchar propuestas de los demás de una manera natural.

Le gusta escuchar y aprender de todos, siempre encuentra algo de los otros que le resulte útil.

No está entre sus objetivos buscar la aprobación de los demás, lo que sí demuestra es interés genuino por el otro.

Conclusiones:

No subestimes la importancia de rodearte de personas medicina y poner distancia a aquellas que de forma reiterada se comportan de manera tóxica.

Sé selectivo a la hora de relacionarte. No se trata de aumentar la frecuencia o cantidad de tus vínculos, sino de elegirlos con más conciencia y libertad.

Escucha tu cuerpo.

No hace falta que busques nada esotérico o extrasensorial, simplemente permanece receptivo a lo que tu cuerpo quiere decirte:

¿esa persona te provoca tensión, estado de alerta o vigilancia, dolor de cabeza, estómago cerrado, miedo, etc.?

No se tratar de aislarte o permanecer siempre en una burbuja salvaguardado de interacciones destructivas, esto sería inviable y poco saludable.

La clave es identificar rápidamente cuando te llegan conductas tóxicas y cuando conductas tónicas (medicina).

Eso hará que sea mucho más fácil poder reaccionar y dirigir tu atención y energía hacia las segundas y/o retirarte de las primeras.

¿Tienes cerca de ti personas medicina?

¿Ves en ti más conductas tóxicas o tónicas?

Por | 2020-02-12T09:49:27+00:00 febrero 12th, 2020|Psicología|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva