Falsa autoestima: no soy tan fuerte como parezco

La autoestima también puede ser falsa

Hay quienes utilizan la mentira para conseguir lo que desean o para manipular a los demás, y quienes la emplean para ocultar sus miedos e inseguridades.

¿Se puede ser aparentemente seguro por fuera y estar temblando por dentro? ¡Claro, hay grandes actores y actrices que no salen en las películas!

Igual que uno se coloca unas gafas o una gorra, puede elegir de accesorio, con mejor o peor resultado, enfundarse una sonrisa o elegir vehemencia en su discurso escondiendo un miedo escénico interno.

Puede que tu autoestima esté dañada y no quieras reconocerlo, puede que hagas lo posible por disimularlo, llegando incluso a engañarte a ti mismo (a ratos)

#1. Ejemplo de falsa autoestima

Pablo abre los ojos bruscamente, y los vuelve a cerrar con rapidez. El despertador ha aullado para recordarle que hay que salir a escena.

No quiere levantarse, se resiste. Hay días que la función resulta más complicada que otros. Hoy le toca el papel del que no va a desmoronarse ni personalizar, aunque tenga un jefe que hace críticas destructivas.

Se ducha y se viste con su mejor traje. Su novia le pregunta si todo va bien, porque por un pequeño descuido y durante un instante le ha visto demasiado serio y pensativo.

Pero lo consigue una vez más. La besa y le dedica su mejor sonrisa.

“Todo va bien, tengo una reunión importante con mi jefe, pero ya sabes a mí esas cosas nunca me afectan, no voy a dejar que me tosa”

Cierra la puerta de casa, y en el coche, ya a solas, deja caer la cabeza levemente sobre el volante del coche durante 30 segundos, mientras se le encoge el estómago.

Llama a su asistente por el manos libres durante el trayecto, y acaba consolándola porque el ambiente está tenso, incluso la anima y le hace reír.

“No pasa nada, no hay de qué preocuparse, déjame a mí, yo hablaré con él”

  • ¿Qué le pasa realmente a Pablo? ¿Tiene baja autoestima?
  • ¿Cómo es verdaderamente su interior y a quién le muestra sus miedos?
  • ¿Cuánta coraza lleva puesta esa mañana para afrontar el día?
  • ¿Y si esto no fuera un día, sino que fuera la tónica general de su vida?

#2. Señales de falsa autoestima

  • Se puede percibir incoherencia entre lo que dices y lo que muestra tu cara o tus gestos (lenguaje no verbal).

Verbalizas que te encuentras bien, y sin embargo tu expresión facial o corporal indican rigidez, tristeza.

  • Hay una fuerte disociación entre el yo social y el yo interno.

De cara a la galería eres percibido como un individuo fuerte y decidido, pero cuando estás a solas, sabes que la inseguridad y el miedo se apoderan de ti.

En ocasiones, el yo interno puede ser compartido con las personas de más confianza, pero puede que ni siquiera a ellas les muestres totalmente tu vulnerabilidad.

  • Cuando te preguntan cómo estás, eliges casi de forma automática presentarte de una manera optimista y resolutiva, aunque por dentro estás lleno de inseguridades.
  • Seleccionas de un episodio vital, las partes más benévolas, sin transmitir dudas, temores o problemas a los demás.
  • Nunca te permites pedir ayuda, ni hablar de tus emociones más íntimas, es difícil que en un contexto social sepan de tus preocupaciones o inquietudes.
  • Te cuesta reconocer públicamente tus errores. Haces todo lo posible por disimularlos o relativizarlos.
  • Agradeces con una sonrisa los elogios, pero en el fondo no te los crees en absoluto, y tienes la sensación de que en cualquier momento pueden descubrir todos tus déficits
  • Nadie diría de ti que eres inseguro, ya te encargas tú, muy bien, de no mostrar esa parte que tanto malestar te provoca

Por qué falseas tu autoestima

Son muchas las razones por las que llegamos a imponernos esa máscara con la que salir a vivir.

No suele ser de un día para otro, sino un proceso que vamos adquiriendo desde que somos prácticamente niños.

Algunas de las variables que pueden haber influido en tener una autoestima impostada son:

  • Padres o profesores que no te permitieron expresar tus emociones y tu vulnerabilidad, incluso con buena intención.

“Los chicos como tú no lloran”, “¡venga sé fuerte!”, “no hay tiempo para lamentarse”.

  • Tus primeras figuras de apego tuvieron, y manifestaron, grandes expectativas sobre ti.

“No me puedes fallar”. “Sé que tú conseguirás llegar a ser el primero”.

  • Tuviste experiencias en las que te descalificaron, se mofaron de alguna dificultad que mostrabas, o te hicieron críticas destructivas que no supiste afrontar.

Tips o propuestas para limpiar tu autoestima

Cuando falseas tu autoestima, esta se cubre de capas que acaban desdibujándote y ocultando tus emociones.

Te impides ser tú mismo, mostrarte vulnerable, humano, emotivo y necesitado de ayuda.

Pero todo esto puede revertirse.

¿Te imaginas ir aflojando, dejando de hacer tanto esfuerzo por aparentar una seguridad que no tienes?

#1. Tener autoestima no es ser perfecto o estar siempre seguro

Cuestiona tu idea de lo que es una persona fuerte.

Redefine tu concepto de alguien seguro. No es aquel que siempre tiene respuesta para todo y nunca se equivoca.

Es aquel que sabe que no lo sabe todo y aun así sonríe con la humildad y motivación de querer seguir aprendiendo.

Desecha la asociación de autoestima con superman o superwoman. Si tienes autoestima, estás seguro de tu valor, y no necesitas medirlo constantemente con tus resultados.

#2. Se acabó: empieza a mostrar tu vulnerabilidad.

Sé que te resultará extraño al principio, que quizá tengas miedo de lo que otros vayan a hacer o decir con lo que enseñes de ti, pero no eres más distinto que los demás.

Todos, absolutamente todos, tenemos algo que nos hace vulnerables. Solo hay dos grupos, los que se permiten manifestarlo y los que no.

¿A quién quieres seguir pareciéndote, a los que lo enseñan o a los que lo ocultan con sobreesfuerzo?

Elige con quién des-cubrirte, pero deja de cubrirte, porque al final es demasiado el peso sobre tu mente.

#3. Sé tú mismo, no el que otros quieren ver.

  • Cuando tienes autoestima, no necesitas disfrazarte según sea el interlocutor con el que hablas, mantienes tu esencia.
  • Cuando te quieres a ti mismo, te respetas y te permites expresar tus necesidades y tus emociones. No necesitas hacerlo todo solo, porque sabes que pedir ayuda no te quita valor
  • Di lo que piensas, cuando quieras y a quien quieras, pero lo que piensas, no lo que quieren oír.

Si haces esfuerzo por parecer feliz, en lugar de serlo, probablemente tengas una autoestima falsa que puede pasarte factura de un momento a otro.

Tal vez ha llegado la hora de hablar con algún profesional que no te juzgue, alguien con quien, por fin, puedas ser tal cual eres. Consulta

¿Crees que haces demasiados esfuerzos por parecer seguro y fuerte?

¿Te cuesta reconocer tus inseguridades y miedos?

¿Crees que puedes tener una falsa autoestima?

Por | 2019-11-11T00:59:47+00:00 noviembre 11th, 2019|Desarrollo personal, Psicología|1 comentario

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Un comentario

  1. MALENALGETE@HOTMAIL.COM'
    MALENACHILL en - Responder

    Buenas tardes:

    Muy interesante este artículo..En mi opinión, la falsa autoestima es muy dañina tanto para la propia persona que la tiene como para las personas con las que trata, porque en ocasiones se convierte en una ataque continuo a los demás. Para demostrar mi «falsa autoestima» me pongo por encima del otro, sin importarme sus sentimientos.He observado también que hay gente con unas exigencias extremas consigo mismo y con los demas y yo pienso que eso también es falsa autoestima. Creo que no hay que fingir nunca lo que no se tiene, ni machacarse por una perfección que no existe, sólamente hay que reconocer el problema y solucionarlo, si es necesario, pidiendo ayuda y siguiendo las pautas de un especialista. Gracias Patricia.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva