7 consejos para cuidar tu salud mental

Cuida tu mente

¿Cuidas tu salud Mental? ¿Eres consciente de que tus emociones influyen en tu salud física y a la inversa? ¿Qué tiempo dedicas y qué lugar concedes a cuidar tu psique?

Si bien es cierto que cada persona es única y tiene derecho a tener su escala de valores propia, no lo es menos el hecho de que somos seres bio-psico-sociales, y no podemos obviar estos tres niveles, si queremos estar sanos y felices: cuerpo-mente-red social.

Hoy vamos a centrarnos en cómo cuidar nuestra salud mental, siguiendo unas sencillas pautas. Por supuesto no es una lista exhaustiva, pues siempre se podría hacer algo más por mejorar nuestro bienestar cognitivo y emocional.

Me gustaría que me acompañaras en este artículo y pudieras ir evaluando cuánto tiempo dedicas a cada una de las recomendaciones, si hay alguna que está prácticamente ausente en tu vida o muy deficitaria, si hay alguna que ocupe un lugar privilegiado y ya la has convertido en un hábito, etc.

#1. Incorpora el ejercicio físico a tu vida como un hábito.

Esto quiere decirse que para que puedas beneficiarte al máximo de los efectos del ejercicio es necesario que lo practiques con regularidad, aproximadamente unas 3 veces a la semana. Las consecuencias son muy positivas no sólo sobre el organismo, sino sobre tu mente.

El ejercicio físico es un potente anestésico para el dolor. Además, te ayuda a desviar la atención de las preocupaciones improductivas, esos temas que por muchas vueltas que les des, nada puedes hacer en ese momento.
La actividad física estimula la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores del cerebro que contribuyen a la sensación de bienestar.

Es una técnica estupenda para ayudar a bajar la activación fisiológica desproporcionada que va asociada a emociones como la ira, el estrés o la ansiedad.

Mejora la calidad del sueño y hace que tengas un sueño más reparador, con el que a la mañana siguiente te levantas más tranquilo y positivo.

El hecho de practicar un deporte puede hacerte poner en marcha ciertas destrezas y habilidades que entrenas en ese contexto, y con ello fomentar tu autoestima, seguridad, fuerza de voluntad, superación, autocontrol, etc.

#2. Búsqueda activa de estímulos positivos.

No esperes cada mañana a ver qué te depara el día, cruzando los dedos a ver si es algo bueno. Sal al encuentro de estímulos, hechos, actividades o lugares que te reporten positividad.

  • Estímulos físicos. No subestimes la importancia del espacio y las condiciones ambientales a las que estás expuesto. Rodéate en la medida que puedas de un entorno agradable y confortable en tu día a día. Si no puedes trabajar en una habitación con iluminación natural, tal vez puedas escoger la disposición de la mesa, poner incienso o colocar una foto que te genere emociones positivas.
  • Busca despertar positivamente todos y cada uno de tus sentidos, con lo que ves, lo que escuchas, lo que degustas, lo que hueles, lo que tocas. Escoge dentro de tus posibilidades rodearte de música que te guste para amortiguar los ruidos mecánicos y rutinarios, luz solar diaria cuando paseas, utilizar unas sábanas que disfrutes al tacto, etc. Son pequeñas cosas que pasan desapercibidas, pero que si haces un ejercicio consciente por disfrutarlas y sentirlas, puedes notar una notable mejoría en cuestión de días.
  • Contenidos positivos. Para poder recargarte de energía y amortiguar las malas noticias que te transmiten, haz una búsqueda de noticias positivas, creativas, humorísticas y que te llenen de optimismo. Busca lecturas, programas de televisión o películas que te susciten emociones positivas.

#3. Crea relaciones tónicas

Relacionarte socialmente está vinculado a la oxitocina, neuropéptido que produce sensación de bienestar, pero para ello no basta cualquier tipo de interacción social. Las relaciones tóxicas con personas con comportamientos victimistas, egocéntricos, agresivos, manipuladores, etc. no van a procurarte ningún beneficio para tu salud mental, es más la perjudican seriamente.

Por eso, es importante que busques, generes o potencies aquellos vínculos que son eminentemente sanos, que te suman, que te enriquecen, que te fortalecen, que te dan apoyo, que te resultan gratificantes, etc. Incorpora a tu círculo gente tónica o también llamadas personas medicina, porque después de estar con ellas te encuentras mejor.

#4. Activa tu cerebro.

Se envejece como se ha vivido. Así que para evitar enfermedades neurodegenerativas y llegar a los 90 en pleno uso de tus facultades mentales, activa tu cerebro ya, cada día. ¿Cómo? Dale algo que observar, registrar, aprender, memorizar, atender, escuchar, analizar, deducir, inventar, etc.

Déjale despierto, que juegue inquieto a descubrir cada día algo que le resulte lo suficientemente interesante como para detenerse un buen rato, y a ser posible perder la noción del tiempo.

Estimula tu cerebro con juegos que te exijan pensar (ajedrez, pasatiempos…), con libros que te hagan reflexionar y refrescar tu vocabulario y fluidez verbal, etc. Escribe, fórmate, recíclate y amplía tus conocimientos.

#5. Alimentación y salud mental.

Sí, somos lo que comemos y en la alimentación tenemos un gran aliado para cuidar de nuestro bienestar emocional.

  • Si quieres aumentar tu estado de ánimo, consume alimentos que sean ricos en triptófano, un aminoácido esencial para producir serotonina, neurotransmisor que facilita sentimientos de seguridad, relajación, confianza y bienestar. ¿En qué alimentos puedes encontrarlo? Alga espirulina, avena, garbanzos, pipas de calabaza, espinacas, almendras, castañas, semillas de girasol, pescado azul, frutas y frutos rojos, etc.
  • Si quieres reducir tu nivel de estrés incorpora a tu dieta chocolate negro con alta concentración de cacao, ayuda a reducir el nivel de cortisol en sangre, que es la conocida hormona del estrés, que disminuye el sistema inmunitario, y aumenta la tensión sanguínea; espárragos (gran concentración de ácido fólico), el aguacate luteína, vitamina E, beta-caroteno y folatos), avena, etc facilitan la liberación de la serotonina, sustancia que ayuda a atacar directamente el estrés.
  • Si quieres mejorar tu memoria y concentración, come salmón, atún, cítricos, frutas y hortalizas verdes, curry, alimentos con calcio y frutos secos.

#6. Márcate objetivos.

Marcarse un propósito vital alarga la vida, tal y cómo ha hallado un equipo de investigadores de las universidades de Carleton (Canadá) y Rochester Medical Center (Nueva York). Han demostrado cómo tener un objetivo vital y elaborar un proyecto de vida anima a las personas a mantener hábitos de vida más saludables (deporte, alimentación, revisiones médicas).

Esto y ser más positivo serían factores claramente asociados a una mayor longevidad. Así que ya sabes, si quieres vivir más años, vívelos con objetivos que te hagan esforzarte, motivarte y disfrutar de cada paso que vas dando.

#7. Relajación

No hay una sola manera de acceder a un estado de relajación, puedes practicar yoga, meditación, visualizaciones creativas, respiración diafragmática, etc. Busca la práctica con la que más te identifiques, pero comienza a incorporar la relajación como un hábito saludable en tu vida al que le reservas unos minutos diarios.

Entre las múltiples ventajas que tiene esta práctica para tu salud mental, puedes encontrar:

  • Reduce el nivel de tensión o activación general que vas acumulando a lo largo de la jornada.
  • Disminuye la ansiedad o el nerviosismo en situaciones nuevas, estresantes o temidas.
  • Aumenta la capacidad de concentración en las actividades gratificantes: deporte, estudiar, leer, arte, etc.
  • Ayuda a conciliar el sueño con más facilidad.
  • Potencia tu autocontrol emocional ante situaciones frustrantes o conflictivas., te ayuda a manejar el estrés, la ira, etc.

Finalizamos con una entrevista de AgifesTV a Tomás Burutaran, psiquiatra del Sanatorio de Usurbil, quien nos habla de la importancia de cuidar la mente para que podamos mejorar nuestra calidad de vida:

¿Cómo cuidas tu salud mental?
¿Cuánto tiempo dedicas a cuidar tu mente?

Por | 2017-07-08T15:33:52+00:00 febrero 13th, 2015|Psicología|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: