Aquí y ahora: cómo vivir en tu presente

¿Quieres vivir en el aquí y ahora? 5 trucos para estar en el presente

Te pasas media vida invirtiendo en tu futuro: preparándote para lo que te espera, pensando en si tendrás  trabajo o una persona con la que compartir tu vida. Te inculcan que pienses en el mañana, en cada paso que das, de modo que una buena parte de tu presente la dedicas a pensar en lo que vas experimentar dentro de unos años.

Después, llegas al último tercio de tu vida y te sorprendes a ti mismo con frecuencia enganchándote a tu pasado, rememorando cuando podías hacer tal cosa, cuándo aún tenías las fuerzas para tal otra o cuándo cualquier tiempo pasado fue mejor.

De esta sutil manera te pasas prácticamente la totalidad de tu vida desviando tu  atención hacia el pasado o el futuro. Y mientras, tu calendario, implacable,  ha seguido avanzando y la vida ha seguido su curso. “¿Dónde ha estado el presente que no me he enterado?”- piensas

Y es que el presente, la vida real, es lo que pasa mientras sigues ensimismado en el pasado o te anticipas al futuro. Vuelve, estás aquí y ahora. Te dejo con uno de esos cuentos de la India que te hacen reflexionar sobre cómo estás enfocando tu vida: ¿se te está escapando algo, o por el contrario te la bebes a pequeños sorbos? Escucha esta historia:

Un hombre se le acercó a un sabio anciano y le dijo:

Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime ¿qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás de las personas?

El anciano le contestó: cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo.

Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio, le contestó el hombre, sorprendido.

Yo no lo creo así, le replicó el anciano. Pues cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que podrás tener al levantarte. Cuando comes estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas en qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar.

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada minuto del milagro de la vida.

Como apuntaba el sabio, puedes estar convencido de que tú sí vives el día a día, pero una mirada más profunda puede delatarte. Observa cómo es relativamente fácil sorprenderte a ti mismo alejándote del momento presente. El ritmo vertiginoso de la semana te empuja a la acción polifuncional y acabas llevando a cabo diversas tareas a la vez.

Haz una pequeña autoevaluación:

  • ¿Vives o pasas por la vida?
  • ¿Tienes la sensación de estar en tu presente?
  • ¿Vives con consciencia plena de los instantes de la vida o estás haciendo una actividad y pensando en la que viene a continuación?
  • ¿Te pillas a ti mismo fuera del momento y tienes que obligarte a volver de vez en cuando?

Puede que ni siquiera te hayas dado cuenta, así que es un buen momento para centrarte en aquí y ahora.

Algunas ideas para ello:

#1. SIENTE MÁS, PIENSA MENOS.

Intenta disfrutar con todos tus sentidos de una experiencia, sin valorarla o pensar sobre ella, simplemente siéntela. Puedes estar sentado en un banco y vivir ese momento de forma más consciente, participando con todos tus sentidos: lo que escuchas, lo que hueles, lo que ves, lo que tocas, etc.

#2. VUELVE.

Cuando te pilles a ti mismo rebobinando una escena de tu pasado, piensa realmente lo que estás dejando de vivir en ese instante por retrotraerte a algo que ya no está y que no se puede modificar. Vuelve a tierra, lo que ocurre aquí y ahora es lo único real, el resto ya no existe.

#3. VIVE ADEMÁS DE PLANIFICAR

Ponerse objetivos  e invertir un tiempo en planificar los pasos a seguir para su consecución es un aliciente para el cambio y la evolución, sin duda. Sin embargo, no te olvides de disfrutar en el proceso, empieza a pasártelo bien desde el minuto uno en que diseñas el boceto de lo que vas a vivir dentro de un tiempo. Procura que tu presente tenga un sentido por sí mismo, que no se convierta sólo en un medio para alcanzar algo futuro.

Cada día tiene su función, y no se trata de gastarlo, sino de invertirlo y sacarle provecho.

#4. CONECTA CON TU EMOCIÓN PRESENTE, SEA LA QUE SEA

A veces tendrás que pasar por un periodo difícil. Puede que te toque sentir dolor, rabia, tristeza o enfado. Puede que tiendas a evitar esa emoción, negarla o incluso concentrarte constantemente en cuándo dejarás de sentirla. Déjala estar, piensa que tiene su razón de ser. Es el sentimiento que pertenece a este fragmento de tu vida aquí y ahora.

Una emoción puede ayudarte a anclarte en tu momento presente. Si además lo que te invade es alegría, satisfacción, ternura, ilusión, etc. te será más fácil dedicarle unos instantes de consciencia. Lo que sientes hoy, aquí y ahora, es una señal de que estás vivo.

#5.BUSCA MOMENTOS PARA QUE LO QUE HAGAS SEA NO HACER NADA.

Suena raro, pero es difícil encontrar momentos para no hacer nada. Pareciera como si tuvieras que hacer constantemente algo. Hasta el ocio se llega a plantear como una sucesión de actividades encadenadas que dificultan la atención plena en el presente.

Rescata algún instante para tu desconexión, deja que tu mente se vacíe, sin juzgarte por ello. Crea algún paréntesis que no te obligue a ser productivo, simplemente permítete estar en el mundo con los otros, tal y como tú eres, sin necesidad de hablar, realizar o expresar.

Te dejo con un fragmento de la película El Guerrero pacífico, la superación personal de un joven gimnasta, con un peculiar profesor que le hace conectar con su presente y con todo lo que le rodea, incluido el mismo.

 

¿Vives aquí y ahora?

¿Te escapas a menudo al pasado y al futuro?

Por | 2017-07-08T15:33:53+00:00 noviembre 28th, 2014|Desarrollo personal|15 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

15 Comentarios

  1. mastercontrol0@gmail.com'
    Gustavo 26 diciembre, 2015 en 4:31 pm - Responder

    Hola Patricia
    Tenemos 43 años de matrimonio. Sexualmente no somos mezquinos uno con el otro. Nos queremos y nos preocupamos de cuidarnos mutuamente, generalmente con delicadeza.
    Pero no he conseguido su orgasmo pese a que incluso me he mentalizado para no eyacular antes que ella, mientra la amo, la acaricio…
    Lo intento por años de matrimonio sin lograrlos. Hemos tenido cientos de transparentes conversaciones al respecto… tienes alguna buena idea que la (nos) pueda ayudar. Sé que siempre podemos aprender. Mas aún cuando hay amor.
    Estro no es lo más im´portante en la vida y somos felices pero no dispinullo la relevancia de la completa comunión de los cuerpos
    Agradecidos saludos

  2. […] Fuente: Tupsicologia […]

  3. gonzaloolivar2005@gmail.com'
    Antonio 25 febrero, 2016 en 11:14 pm - Responder

    Sinceramente, me encanta el blog, va tan tan al grano del problema, sin rodeos ni ambages algunos, con un lenguaje super directo y precisión casi de cirujano.

    En lo que a mí respecta, he intenado seguir los pasos que indicas: el problema es que hay algunos de ellos que me cuestan horrores, sobre todo los dos primeros.

    Siempre que soy consciente de ello, trato con todas mis fuerzas volver al aquí y ahora, pero en cuanto bajo un poco la guardia, mi mente me juega una mala pasada, y o bien vuelve a viajar al pasado idealizado (creo que para evadirse), o bien a pensar en las tediosas tareas que tengo que hacer el día siguiente (trabajo como autónomo en el mundo legal, y créeme que admiro cómo has reinventado y actualizado tu profesión, porque a mí la mía me tiene hasta las narices)

    Respecto al paso 1, que es lo que creo que se conoce ahora como mindfulness, igual, uno conscientemente intenta centrarse en sus sentidos, pero parece que el subsconciente está ahí al acecho para que en cualquier momento de debilidad, vencer y campar a sus anchas, provocando que mi yo consciente ponga el piloto automático, e impedirme disfrutar del momento. Creo que tengo que seguir practicando hasta conseguirlo, el problema es que el presente tiene para mí cada vez menos alicientes.

    Muchas gracias por leer el comentario. Un cordial saludo

    • Patricia Córdoba 26 febrero, 2016 en 11:16 pm - Responder

      Hola Antonio,

      Muchas gracias por tus palabras. Es eso justo lo que perseguía, traducir la Psicología a un lenguaje concreto, sencillo y atrayente.

      Me parece buena idea lo que comentas de dar continuidad a tu entrenamiento. Tal y como te expresas transmites mucha motivación por estar presente, pero te sorprendes a ti mismo boicoteando tu plan de atención consciente, ¿verdad? A veces cuánto más esfuerzo ponemos en “No dirigir nuestro pensamiento hacia algo”, producimos el efecto contrario al deseado “más pensamos lo que no queremos pensar”.

      Te propongo que dejes libre tu pensamiento, que siga encendido como la tele de fondo, que siga hablándote del pasado (bla, bla), que siga quejándose sobre el futuro (bla, bla), déjale ahí hablando solo, y tú cítate con lo que sientes (hueles, tocas, escuchas, etc.) Eso sí, tenemos que ponértelo fácil, para dejar hablando solo al yo pensante y quedar a solas con el yo consciente, hay que prepararse la cita para que quedes impresionado. Diseña ahora un presente que te guste, que puedas SENTIR.

      En tu penúltimo renglón está la clave y el primer paso que has de dar antes que cualquier otro de los sugeridos en el artículo. Tu mente está intentando salir a la superficie para coger aire con el pasado idealizado y después ya volver a a inmersión del presente, que se le antoja crudo, sin alicientes como dices. Me quedo con tu petición implícita: “cómo encontrar alicientes a un presente, sea éste cual sea” para próximos artículos. Mientras, dale una vuelta a eso de “mi trabajo me tiene hasta las narices”, sería hermoso recuperar la química con tu trabajo, ¿no? Piensa qué tienes tú (habilidades) que ofrecerle a tu trabajo, que no estás poniendo en marcha…

      Mis mejores deseos para ti

  4. sarah_marmaidRose@hotmail.com'
    Laura 29 febrero, 2016 en 12:26 pm - Responder

    Buenos días.Me ha encantado el post.Decirte que yo soy una persona casi incapaz de vivir en el presente.Mi mente continuamente está enfrascada en lo que va a pasar( cosas negativas) y sobretodo en lo que ya pasó.( cosas que hice mal,situaciones ridículas que tuve…traumas frustraciones por cosas que me dijeron).Soy alguien demasiado sensible y a quien le afecta demasiado lo que los demás dicen de mi.Y últimamente mi mente no para de dar vueltas a una muy mala situación que tuve con mi jefa,donde me insultaba y criticaba mi carácter.Ha pasado tiempo…mucho…pero es como si mi mente siempre volviese a ello.Me cuesta mucho esfuerzo conectarme únicamente con el aquí y ahora.Me encantaría dejar todo lo que ya pasó atrás,para dejar ya de rumiar pensamientos inútiles,que me quitan toda la energía y me hacen sentir cada vez peor.Que opinas tu de esto? Un saludo y muchísimas gracias por responderme.

    • Patricia Córdoba 3 marzo, 2016 en 4:35 pm - Responder

      Hola Laura,
      Me alegro mucho de que el artículo te haya gustado.
      Tu tendencia a ir hacia el pasado está indicándote algo más que tu sensibilidad, utiliza lo que te pasa para conocerte y cambiar algo que está dañándote. Detrás de esos rebobinados al pasado, tal vez tengas algo más que trabajar en tu presente. ¿Autoconfianza? ¿Aceptación de los errores?
      Estas propuestas del artículo pueden ayudarte a conectar con el presente, pero a la vez puedes aprender a trabajar aquí y ahora la aceptación y despedida del pasado. Te dejo algunos artículos que pueden serte de ayuda:
      http://www.tupsicologia.com/obsesionado-pasado/
      http://www.tupsicologia.com/parada-de-pensamiento-stop-a-las-obsesiones/

  5. daniel_scp@hotmail.com'
    jorge 30 agosto, 2016 en 7:39 pm - Responder

    Muy interesante, aporta mucho a mi vida

    • Patricia Córdoba 12 septiembre, 2016 en 3:31 pm - Responder

      Muchas gracias Jorge por tu comentario. Me anima a seguir escribiendo contenidos en el Blog que puedan animaros o ayudaros.

  6. petrusbec001@gmail.com'
    Pertrusbc 24 septiembre, 2016 en 8:33 am - Responder

    Buenos días Dña. Patricia: Ando yo leyendo ahora un libro sobre atención plena (no me gusta la palabra “mindfulnes”) y esta mañana buscando me he encontrado con esta maravillosa página. No voy a comentar nada, sobre mi modo de abordar el presente, simplemente quiero agradecerle el que Vd. haya puesto esto en la red, pues ha sido la forma de encontrarme con la película “Camino del guerrero”. Gracias una vez más, aunque creo que ha sido la Providencia, la que me ha permitido llegar hasta aquí, por donde seguiré pasando alguna vez más.

  7. […] Tomado de Tupsicologia […]

  8. francisco.casas@techseguros.cl'
    francisco casas 6 enero, 2017 en 2:22 pm - Responder

    Buenos días. Muchas gracias por tu aporte. te comento que acabo de ser operado del mal de Parkinson. Mi estado inicial (la enfermedad se mide de 0 a 100) era de 70 cuando entré a la sala de operaciones. Pues bien, hoy estoy en una escala de 7 a 14, vale decir, he nacido de nuevo. Te quiero decir que tu blog me ha hecho centrar mi vida en “el aquí y ahora”, rescatándome de mi mismo. Ciertamente es así pues llevo sólo un mes de reinserción y me encotraba rebobinando y proyectando mi vida en un caos absoluto. Entiendo que no a todo el mundo le ocurre un milagro como a mi (milagro de la medicina ) ,pero quiero dar un testimonio, a traves de tu página de que lo que aportas es fundamental para una mayor felicidad, que en definitiva es la meta a conseguir “VIVIR PARA SER FELIZ”………..un gran abrazo y gracias otra vez….

  9. nacho14colombo@gmail.com'
    N 14 28 febrero, 2017 en 3:09 pm - Responder

    Necesitariamos algunas de esas aves Mynah de Huxley recordandonos el aqui y ahora cada dos por tres… jaja

  10. marabunta333@gmail.com'
    Marta Alvarez 27 mayo, 2017 en 6:33 am - Responder

    Hola Patricia. Algunas veces suelo practicar la meditación, a mi manera, y me resulta un poco difícil mantenerla los pensamientos y las atenciones están allí aflorando. pregunto ,, el mantener el pensamiento en el aqui y ahora ¿puede ser una base inicial para meditar? gracias

    • Patricia Córdoba 27 mayo, 2017 en 9:31 am - Responder

      Hola Marta,
      Claro, de hecho mantener un atención plena y consciente en el aquí y el ahora, es para muchos, por definición, meditar. No hay una única manera de aproximarse a la meditación, lo que es seguro es que focalizar por mucho tiempo en todo aquello que no sea el presente, te desvía de encontrar ese estado de paz. Tanto cuando estés meditando, como cuando en tu día a día, te detectes a ti misma, desviándote del presente, no te juzgues, no te castigues, no te regañes, no te reprimas, simplemente, permítetelo, sin darle mucha importancia y vuelve a tu presente (“Está bien, me fui, ya estoy de nuevo aquí”) Gracias por tu aporte Marta!

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: