No me gusta la Navidad

Si en estas fechas te identificas con el título del artículo, puedes convertirte en objeto de todas las miradas y de algún que otro comentario de desaprobación. Sí, pensar así en esta época, puede hacerte sentir un bicho raro, pero lo cierto es que no eres el único, ni mucho menos.

Para algunas personas “tener que” sentirse alegre, solo por el hecho de que es Navidad, es una coacción a sus emociones, y si además recibe la presión de familiares para participar en todos y cada uno de los rituales “obligatorios” que existen, su nivel de angustia e incomprensión se dispara.

Si este es tu caso, tranquilo, puedes sobrevivir a estas fechas sin tener que fingir que las experimentas como otros, y sin tener que empaparte de un espíritu navideño que tú no acabas de valorar ni desear.

Es cierto que es complicado abstraerse del ambiente de estas festividades cuando, hagas lo que hagas, hay miles de señales que te lo recuerdan, ensalzan y reiteran, una y otra vez.

Sin embargo, el objetivo es que puedas elegir libremente cómo quieres vivir estas fechas sin rozar ninguno de estos dos extremos: aislarte de todos o fingir que te encanta.

¿Y si pudieras expresar libremente que no te gusta la Navidad?

¿Y si tu forma de vivirla fuera tan válida como la de los demás?

¿Y si tuvieras derecho a poder experimentarla a tu manera?

¿Y si no te importara tanto lo que pienses o digan de ti?

Aquí te dejo algunas ideas que pueden ayudarte a tener una actitud más positiva en esta temporada:

#1. Valida tu emoción y opinión.

En primer lugar, es importante que tengas claro que no todo el mundo tiene los mismos gustos, creencias y afinidades, por lo que es perfectamente normal que estas fechas no te resulten atractivas, sin que necesariamente eso implique que eres “raro” o “tienes un problema”.

Comienza por concederte a ti mismo el derecho de sentir tal cual sientes, ¿por qué no? , ¿por qué tendrían que gustarnos a todos las mismas cosas? , ¿por qué tendríamos todos que disfrutar de los mismo eventos o acontecimientos?

Así que empieza por ser honesto contigo mismo, y poder defender tu percepción y opinión. No se trata de convencer a nadie, pero tampoco de que otros te impongan a ti sus ideas acerca de la Navidad.

“Tú eres tú, yo soy yo”, reivindica tu derecho a tener tu propia valoración y criterio. No tengas miedo a expresar lo que piensas, pues no hay una verdad universal acerca de cómo ha de vivirse esta época.

#2. Explora lo que te ocurre.

En ocasiones, el rechazo que te provocan estas fechas no es simplemente una cuestión de gustos, sino que detrás hay un fuerte sentimiento de tristeza y soledad. Analiza si detrás de tus comentarios negativos hacia la Navidad, hay algo más profundo.

¿Estás evitando sufrir por recordar una pérdida?

¿Este mes te hace tener más presente la ausencia de tus seres queridos?

Si es así, estos sentimientos de tristeza son absolutamente normales, y tienes que darte permiso para tenerlos. Si estás en pleno duelo, no tienes que obligarte a vivir estas navidades como si nada hubiera pasado.

Puedes hablar de aquella persona a la que has perdido, recordar anécdotas en positivo, y permitirte participar, en la medida que quieras, de los rituales, celebraciones, etc. Tal vez este año necesitas hacer una celebración más íntima, tal vez quieras hacer algo distinto, etc.

Escúchate, observa cuál es tu necesidad. No te obligues a eliminar una emoción, que es necesario que esté contigo, por la presión del mensaje de “es Navidad, alégrate”.

Por otro lado, si estos sentimientos empiezan a provocarte malestar significativo y derivan en síntomas depresivos, no dudes en consultar a un psicólogo que pueda acompañarte emocionalmente en esa fase especial de tu duelo.

#3. Diseña tu propio periodo navideño.

Sí, como lo lees, puedes redefinir tu concepto de la Navidad. No lo tomes prestado de nadie, dale el significado que tú quieras.

¿Para ti es un periodo de descanso sin estresarte?

¿Prefieres vivir solo algunos encuentros sociales y celebraciones familiares?

¿Quieres que sea un tiempo para poder viajar o llevar a cabo otras actividades que con la rutina diaria no haces?

Puedes darle el sentido que desees, y no tienes por qué compartir el que otros le conceden. No te sientas culpable o extraño por no ser capaz de sentir lo que otros parecen transmitirte en estas fechas.

Si no te sientes identificado con lo que la mayoría de la gente parece expresar, este periodo del año es una oportunidad estupenda de entrenar algo que está directamente relacionado con tu felicidad y salud: la asertividad.

Sí, esa habilidad de decir lo que piensas y sientes, sin agresividad ni sumisión, siendo coherente con tus valores y principios, aunque cuentes con la desaprobación de los demás.

Y si estás leyendo este artículo y amas la Navidad, entonces puede servirte para ser más comprensivo y tolerante con aquellos que no sienten o viven la experiencia de la misma manera que tú.

 Piénsalo, ¿por qué siendo tantos y tan diferentes íbamos a interpretar los hechos y los festejos de idéntica forma? ¿Es que acaso hay una norma universal que nos diga cómo deberíamos vivir la Navidad?

¿Te gusta o no te gusta la Navidad?

¿Cómo te gustaría vivir este periodo navideño, si pudieses elegir libremente?

Por | 2017-07-08T15:33:36+00:00 diciembre 20th, 2016|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: