Qué hacer si mi pareja quiere dejarlo

Las cosas más dolorosas que hayas podido vivir, probablemente han escapado a tu control.

Cuesta aceptar que las experiencias pueden tener un final, y más, si es la otra parte quien lo elige, y sientes que tienes poco o nada que decir al respecto.

Una ruptura amorosa es sumamente dolorosa, especialmente para la parte que recibe la noticia, con la sensación de que no tiene voz ni voto.

Llegan pacientes a mi consulta en plena fase de shock,  aunque hayan pasado meses tras la ruptura, porque siguen sin creerse que eso les haya podido pasar a ellos.

No se lo esperaban, no habían visto señales previas de crisis o ellos no las habían interpretado como tal.

En otras ocasiones, acuden a terapia casi inmediatamente al hecho de la ruptura, demandando ayuda para convencer a su expareja de que vuelva.

Un intento desesperado para argumentar con fuerza por qué ellos merecen que se les dé una segunda oportunidad, como si hubieran cometido un error que ha sido condenado severamente con un castigo desproporcionado.

La realidad es que, hayan pasado horas, días, o incluso meses y años, es duro aceptar que te digan “no” a seguir viajando juntos.

El tiempo, especialmente lo que hagas con él, te facilitará el proceso de asimilación de lo que ha ocurrido.

Pero, si te quedas con esa sensación de impotencia que dan los “y si le hubiera dicho …”, y “si hubiera hecho…”, el proceso de duelo será mucho más complicado.

Por eso, si ha pasado poco tiempo desde que se produjo tu ruptura y/o te has quedado con miles de preguntas en tu cabeza, has de saber que puedes pedirle a tu expareja que os volváis a reunir para que puedas cerrar adecuadamente.

Para que esto sea útil, has de tener claro que esto no ha de ser algo estratégico para recuperar a tu ex, sino más bien una herramienta que te ayude a comprender tu duelo.

Aun así, recuerda que habrá preguntas que queden sin respuesta y habrá respuestas que te sean insuficientes o no te valgan.

Ten en cuenta, aunque te duela, que la otra parte tiene derecho a mantenerse en su postura, o incluso no querer volver a quedar contigo, porque siente que ya te ha dicho todo lo que tenía que decirte.

Tanto si tienes la oportunidad de volver a hablar con tu ex, como si no, estas recomendaciones pueden ayudarte a ir procesando, poco a poco, el gran cambio que está aconteciendo en tu vida.

#1. Escucha bien todo lo que el otro tiene que decirte (o lo que ya te ha dicho)

Siempre es mejor saber que no saber. Es mejor la información clara y concreta que la ambigüedad que da lugar a elucubraciones por tu parte.

Piensa que no hay una verdad absoluta. Tu expareja lo que va a transmitirte es lo que él o ella vivió, sus motivaciones, sus percepciones, la historia con la que se contó lo vivido.

Por eso, no debatas, no convenzas, no persuadas ya.

Solo escucha lo que tiene que decirte. Respeta cómo la otra parte lo ha vivido.

No tienes que estar de acuerdo, estás en tu derecho de haber tenido una experiencia diferente en el último tramo.

Se ha producido una transformación de vuestro vínculo, y aunque te sorprenda, o tú no lo sientas así, el que está en frente así lo percibe, y eso es irrefutable.

La variación de uno de los elementos puede cambiar el resultado del conjunto, más allá de la voluntad o control de los elementos mismos.

Si él o ella no quiere, no funcionará. Aceptar esto es esencial para avanzar.

#2. Haz todas las preguntas que necesites (o no tengas miedo a las respuestas que tú mismo irás elaborando con el tiempo)

Tal vez consigas que la otra parte responda a algunos de esos interrogantes que te martillean.

Aún así, puede que sigan sin gustarte sus contestaciones, porque “tú en su lugar…habrías hecho, sentido o pensado otra cosa distinta”.

Claro, así es, cada uno hacemos cosas diferentes en condiciones similares, porque somos distintos y contamos con esquemas mentales, creencias, valores o recursos emocionales diversos.

Pregunta lo que consideres oportuno, pero ten en cuenta que siempre habrá cuestiones que tendrás que asimilar con el tiempo.

Serás tú quién tendrá que ir dándole forma a lo que has vivido, aceptando la respuesta que no compartiste.

#3. Plantea tus opciones a la otra parte (o a ti mismo, cuando estés a solas)

No hay dos rupturas que sean iguales, por lo que puede que hayan roto contigo con determinación, o por el contrario de una manera ambigua o confusa.

  1. Con determinación

Si el otro está convencido de su decisión y así te lo manifiesta, lo más sano y productivo para ambos, es que respetes su postura, y le permitas despedirse, sin resistencia, ni oposición.

De nada sirve intentar convencerle, ni pedirle de forma desesperada otra oportunidad, a modo de persuasión.

Ten presente que quieres que te elijan desde la libertad, no por pena, culpabilidad o insistencia, motivaciones últimas que te pasarían factura.

        2. Con indecisión

Si la otra parte está indecisa y te plantea que tiene dudas, entonces puedes sugerir varias cosas:

  • ¿Hay algo por mi parte que necesites saber para aclararte?
  • ¿Quieres hacerme alguna petición o propuesta en concreto?
  • ¿Estás de acuerdo en recibir un asesoramiento de pareja profesional que nos ayude, desde un punto de vista objetivo, a detectar las principales dificultades y las potenciales soluciones?

Recuerda que tú puedes proponer, pero el objetivo no es que insistas, una y otra vez, sobre los mismos puntos.

Puedes planteárselo una vez y citaros los dos en unos días o semanas para decidir conjuntamente sobre lo planteado.

#4. Sé proactivo, no reactivo.

Esto quiere decir que, desde el mismo instante en que tu pareja te comunica la noticia, eres responsable de cómo afrontarla.

Quizá no hayas elegido dejarlo, pero sí puedes decidir cómo vas a encajar la ruptura y lo que venga después.

Intenta no enfocarlo como una espera pasiva, en la que estás a merced de los movimientos que va haciendo el otro, eso te hará sentir impotente, frustrado y muy angustiado.

Sí, tú en este momento no quieres finalizar la relación.

Sí, te ha venido dada, pero ya que ha sucedido, tienes la oportunidad de cuestionar profundamente la relación que mantenías:

  • lo que el otro te aportaba
  • si te gustabas a ti mismo en ese vínculo
  • qué estaba perdiéndose
  • cuáles eran los puntos flacos de ambos miembros de la pareja, etc.

Tú también puedes hacer una valoración de tu relación y decidir, independientemente de lo que el otro haga.

#5. Amplia tu atención y dirígela a otras parcelas de tu vida.

Tanto si la ruptura se ha planteado como definitiva, como si queda un tiempo para ver el desenlace, es saludable que aprendas a seguir participando de otras áreas gratificantes de tu vida.

Relaciónate con otras personas, comparte otros pensamientos y conversaciones que no sean necesariamente tu última relación.

No se trata de “olvidar” a la otra persona o intentar no pensar.

De hecho, esto es contraproducente, no te obligues a no pensar, porque te sucederá lo contrario: cuánto menos quieres tenerlo en mente, más te viene (intención paradójica)

Simplemente déjalo estar en tu mente, que pase como una nube que se desplaza lentamente por el cielo, y a la vez intenta captar más cosas que atraigan tu atención.

No es que sustituyas, se trata más bien de sumar, de añadir algo más a tus pensamientos además de interrogantes sobre el futuro.

En definitiva, pase lo que pase, no eres un mero receptor de la noticia, tienes mucho que poder hacer para encajarla mejor o peor.

No obstante, si ves que solo no puedes, un psicólogo podría ayudarte a afrontarlo más positivamente.

¿Cómo has reaccionado tras una ruptura?

¿Qué es lo que más te ha costado aceptar?

Si quieres saber más sobre este tema, puedes leer estos artículos relacionados:

Por | 2020-03-06T12:24:58+00:00 marzo 6th, 2020|Pareja|1 comentario

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Un comentario

  1. anadegus@yahoo.es'

    Todo iba msravillosamente. Tres años juntos, no d convivencia, estupendos.
    Hace un mes y medio algo pasa en su vida, algo q le hunde y que no me quiere contar…y me pide tiempo. Me dice que ha estado hospitalizado unos dias y que necesita organizar su mente. En una ocasion contacto con el y no le reconozco, me trata mal, me hace daño y me sigue i sistiendo en que necesita tiempo. A mediados de Julio tenemos un viaje reservado….q hago??, estoy sufriendo mucho.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva