7 tips para enseñarle a perder

“Vamos, hay que saber perder”
“Bueno, lo importante es participar”
“No se puede ganar siempre”

Estas son algunas de las frases con las que nuestros padres intentaban consolarnos cuando habíamos perdido en un partido o en un juego. Lo cierto es que, además de apoyo, nos estaban ofreciendo indirectamente otro aprendizaje: “disfruta del proceso y no tanto del resultado”

“¡Vamos, a por todas. A ganar!”
“¡Somos los mejores!”

Eran otros de los mensajes que, coexistiendo con los anteriores, nos incentivaban a dar lo mejor de cada uno y a motivarnos por optimizar nuestro rendimiento, aspectos fundamentales para cualquier aprendizaje que quisiéramos emprender

¿Entonces, qué es mejor que le transmitas a tu hijo que sea competitivo o que le ayudes a saber encajar las derrotas?
Pues son dos botones compatibles, puesto que la competitividad en dosis adecuadas, junto con la capacidad de obtener información de los errores (sin castigarse), le van a ayudar a alcanzar sus objetivos y a disfrutar del proceso de ir a por ellos.

Cada examen, prueba académica, partido del deporte que practica, juego o reto, etc. es una oportunidad para aprender a esforzarse al máximo, a la vez que experimentar una de las emociones con las que más se va a topar en el futuro: la frustración.

¿Por qué no sabe perder tu hijo?

Por las mismas razones que algunos adultos, porque ha aprendido a condicionar su autoestima al éxito (tanto gano, tanto valgo) o a la valoración social (tanto me elogian por la victoria, tanto valgo).

Por eso, es importante que se exponga a la derrota. Si los padres y educadores dejamos que los niños siempre ganen en los juegos (por pena o por evitar sus rabietas), les privamos de la oportunidad de gestionar la frustración.

Si quieres ayudar a tu hijo en este aspecto, piensa que es necesario que en ocasiones pierda para aumentar su tolerancia a la derrota, y que además le animes a interpretar ésta de una manera desdramatizadora y positiva.

Señales que indican que tu hijo no sabe perder:

  • Cuando empieza a ver que puede perder en algún juego o actividad se enfada intensamente y se vuelve agresivo.
  • Si pierde, lanza improperios al contrincante, atribuyéndole una victoria a base de tretas.
  • Cuando pierde una partida abandona el juego mostrándose aburrido o desganado
  • Tiende a participar sólo en juegos o actividades que domina, y suele evitar aquellas en las que otros tienen más destrezas o habilidades que él.
  • Cambia las reglas del juego, se las inventa o hace trampas si con ello logra ganar.
  • Cuando gana se siente especialmente eufórico y cuando pierde se pone a llorar intensamente o tiene ataques de ira desproporcionados.

¿Qué puedes hacer para enseñar a tu hijo a perder sanamente?

Mucho. Tu hijo aprende por imitación, entre otras cosas, así que tus mensajes y en especial tu conducta le servirán de modelo a seguir. Algunas pautas que pueden serte de utilidad:

#1. Evita reacciones hostiles cuando pierdas en algún ámbito

¿Tu equipo favorito ha perdido el partido? ¿Ese coche te adelanta en la carretera? Ahí tienes oportunidades de mostrar enfado, ira, agresividad, o simplemente decepción o molestia, ¿captas la gran diferencia? Pues tu hijo que te observa también.

#2. Ensalza más el proceso que el resultado

“Toma, toma, 4-1, 4 golazos que os hemos metido” expresa la alegría y euforia. Está bien, es comprensible. Pero si además lo acompañas y equilibras de “Lo mejor del partido ha sido la jugada de…; cómo han aguantado, esa defensa ha sido extraordinaria, etc.” estarás poniendo el foco más en el juego que en el marcador.
Esto hace que ganar no se convierta en lo único que importa.

Así que ya sabes cuando asistas a un partido o competición en familia, intenta concentrar los comentarios no tanto en el resultado, como en las cualidades que todos los participantes han puesto en marcha en el juego.

#3. Empatiza con el rol del perdedor cuando haya ocasión.

Si en familia asistís como espectadores a un partido, juego, competición, no emitas descalificaciones ni juicios despectivos sobre los perdedores.

Si tu hijo pierde en algún juego y se entristece o enfada, valida sus sentimientos para empezar. Es decir, transmítele que le entiendes, que es normal que se moleste o se ponga triste, déjale que exprese lo que siente en un contexto tranquilo (retírate con él a otro lugar si es necesario)

#4. Ayúdale a reinterpretar la derrota.

Señálale la información que puede obtener de los errores cometidos, el aprendizaje que puede obtener al perder.
Puedes ponerle ejemplos de cómo perder puede ser útil para hacer cambios, aprender nuevas habilidades y esforzarse más por superarse a uno mismo.

#5. No te dejes ganar siempre por tu hijo

Obviamente como adulto vas con ventaja con respecto a tu hijo en el juego, por eso es comprensible que para que el pequeño no se sienta impotente le dejes ganar de vez en cuando.

Sin embargo, si llevas esta benevolencia al extremo y le permites ganar siempre, le habrás privado de la oportunidad de afrontar lo que es perder. Necesita aprender a ser tolerante con el desenlace y no habituarse al premio.

#6. No sobrevalores ni magnifiques sus reacciones.

Quizá por temor a que entre en cólera o interrumpa el juego, acabas dejándole que gane. Pues bien, como comentamos es bueno que pierda, se enfade y se frustre, no tienes que hacer nada cuando esto ocurra.

Por supuesto, puedes empatizar con sus emociones, pero lo ideal es no sobrevalorar su enfado cuando pierda, ni tampoco alabarle demasiado cuando gane, de esta forma le transmites el lema de que es normal que unas veces se gane y otras se pierda.

#7. El juego de la paradoja.

Una dinámica que contribuye a este aprendizaje es organizar actividades, juegos y carreras en las que, paradójicamente, y en contra de sus expectativas, el ganador es el último que llega, el que menos puntos ha conseguido o el que más atrás en la partida haya quedado.

La propia contradicción del perdedor que gana y el ganador que pierde le ayudará a relativizar los conceptos, y a disfrutar más del juego que de una puntuación concreta.

¿Quieres que le ayudemos a aprender a perder? Contacta

Finalizamos con un vídeo de guiainfantil sobre cómo enseñar a los niños a perder y ganar:

¿Tu hijo no sabe perder?
¿Te gustaría que tu niño aprendiera a encajar la derrota? ¡Deja tu comentario!

Photo Credit: Eduardo Millo
Por | 2017-07-08T15:33:45+00:00 octubre 13th, 2015|Psicología Infantil|4 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

4 Comentarios

  1. thesulla@hotmail.com'
    Cristian 30 octubre, 2015 en 6:29 am - Responder

    Hola Patricia..

    yo tengo un hermanito muy engreído y cuando jugamos el se amarga cuando pierde jugando play starion 3.
    esto pots esta muy bonito ,gracias por tus consejos

    • Patricia Córdoba 30 octubre, 2015 en 12:11 pm - Responder

      Hola Cristian,

      Detrás de no saber perder puede haber una gran inseguridad y bajo concepto de sí mismo. Aunque te parezca engreído, tal vez es la máscara con la que intenta esconder un bajo concepto de sí mismo. Seguro que puedes echarle una mano para que vaya aprendiendo a perder, sin que ello cambie la opinión de sí mismo. Gracias por tu comentario!

  2. adriana.flores9019@yahoo.es'
    Adriana 11 diciembre, 2017 en 4:46 pm - Responder

    Hola

    tengo u hijop de 4 a;os a el simpre le gusta ganar y s eenoja cada vez q pierde.

    Gracias por tus consejos…

  3. mirihuel82gustavo@hotmail.com'
    Gustavo 23 mayo, 2018 en 12:00 pm - Responder

    Hola patricia soy educador y me gustaría saber si tienes alguna técnica para ayudar o saber llevar un caso de estos tipos que empiezan a ser más populares por los tiempos en los que vivimos y viven los chicos, porque como tu ya a de saber hay casos en que ambos trabajan o están separados y no por verlos bien a sus hijos no ponen atención o charlan sobre este tema. Sin más saludos atte :Gustavo

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: