Cómo marcarse objetivos alcanzables

¿Soñar o marcarse objetivos?

¡Qué tendrá el mes de Enero que entran ganas de comerse el mundo y de pensar en un montón de tareas a realizar! Seguro que te lo has notado, ¿verdad? Estas primeras semanas del año son como ese olor a “sin usar y a estrenar” que te hace subir con más fuerza los peldaños de la vida.

No puedes dejar escapar esta emoción, porque sabes conscientemente que a lo largo del año irá bajando paulatinamente este ímpetu asociado al Año Nuevo. Estrenas año, ropa, regalos y una hermosa lista de buenos propósitos, con la que pretendes motivarte para, de una vez por todas, ir a por esas asignaturas pendientes que has dejado colgadas a lo largo del año anterior.

Y con las palabras mágicas de “este año me propongo…” empiezan a desfilar tus más anhelados propósitos:

  • Perder esos kilos de más, que se han aferrado a mis cartucheras estas navidades.
  • Dejar de fumar, que así no puedo seguir.
  • Aprender inglés definitivamente, a ver si encontramos trabajo.
  • Ir al gimnasio, tres días en semana, y volver a la siguiente.
  • No gritar a los niños y controlar mis nervios cuando desordenan.
  • Intentar pasar más tiempo con la familia y aparcar un poco el trabajo.
  • No dejar para el último momento la preparación de los exámenes.

…Y así, un repertorio interminable de deseos por cumplir que, ahora que comienza el año, te ves con fuerzas de perseguir.

Sé que estas semanas anteriores habrás estado oyendo e intercambiando con familiares, amigos y conocidos aquello de “que los sueños se cumplan, que este Año tus deseos se hagan realidad”.

No pasa nada, es legítimo y positivo desear lo mejor para ti mismo y los demás, pero ahora necesitas avanzar un poquito más, pasar del nivel de los deseos al de las acciones.

Por eso, necesitas distinguir entre deseo y objetivo. Deseo es anhelar que algo ocurra, sin que tengas que hacer nada al respecto. Objetivo es un fin hacia el que diriges tus acciones, porque sientes y crees que lo que haces te encaminará a alcanzarlo.

Puede que te caiga como un jarro de agua lo que te voy a decir, pero allá va:

Deja los sueños, y vamos a marcarnos objetivos. Deja de cruzar los dedos, y vamos a pensar qué puedes hacer tú para acortar la distancia entre tu “yo real” y tu “yo ideal”. ¡Muévete, vamos!

Así que para que esto no quede en un catálogo de vagas intenciones que vas medio olvidando a medida que vence el primer mes del año, lo mejor es marcarte unos objetivos concretos, realistas y alcanzables.

Unos objetivos mal definidos aumentan la probabilidad de que vuelvan a saco roto y te desmotives. Veamos cómo puedes planteártelos de manera más eficaz:

#1. Expresa en positivo.

  • Habla de lo que quieres conseguir, no de lo que quieres que desaparezca. Esto te ayudará a concentrarte en una acción positiva a llevar a cabo. Es más útil preguntar “¿a dónde me quiero acercar?” que “¿de qué me quiero alejar?
  • Visualiza el lugar al que quieres llegar. No dediques tiempo a pensar en dónde no quieres estar, redirige tu atención a la zona objetivo: el espacio donde te sientes libre y satisfecho.
  • Habla en términos de acciones positivas:“quiero estar en…”; “quiero aprender a…”; “quiero adquirir…”, “quiero sentir…”: “quiero hacer…”, en lugar de “no quiero verme en…”, “no quiero estar como…”, “quiero no tener que…” ¿Aprecias la diferencia?

#2. Especifica lo máximo posible tus objetivos.

  • “Quiero estudiar inglés, dos horas a la semana, martes y jueves” te compromete más que “tengo que ponerme a estudiar”. Especificar favorece la adquisición del hábito, porque sabes lo que tienes que hacer exactamente, cuánto, dónde y cuándo.
  • Utilizar conceptos abstractos muy potentes es tentador, pero no dejan de ser meras palabras que según para quién tienen distintos significados; y que además, al ser tan generales, no te indican qué es lo que persigues con exactitud.
  • Por ejemplo: “ser feliz”; “mejorar mi relación de pareja”; “desarrollar mi carrera profesional”, “ser mejor persona”. Sí, todos son deseos muy valorados, pero tan generales y abstractos que habría que delimitarlos más para dirigir la acción de manera eficaz. ¿Entiendes la idea?

#3. Márcate metas comprobables, que se puedan medir.

  • El enunciado “quiero salir a comer un sábado al mes con la familia y dedicar una hora entre semana a los niños”, te permite comprobar rápidamente si lo logras o no, y en qué porcentaje. Sin embargo, la meta “pasar más tiempo con la familia” es demasiado ambigua y difícil de medir.
  • Cuando concretas cantidades y parámetros, te resulta más fácil valorar cómo va siendo tu evolución, de modo que recibes un feedback claro e inmediato de tu proceso, y puedes modificar o reconducir tus pasos a la mayor brevedad.

#4. Haz que dependa de ti.

Proponte objetivos que estén directamente relacionados con tu actuación, y no condicionados a la conducta de terceras personas. La propuesta “cuando los niños griten, intentaré utilizar la extinción como técnica”, te hará sentir control sobre la situación, te coloca como agente activo. Mientras que “intentaré que haya armonía en casa” supedita el éxito a lo que hagan terceros, escapando mucho más a tu control.

#5. Desglosa la meta en otras más pequeñas, de consecución más rápida.

  • Algo que puede ayudarte es tener la visión de un fin no como una montaña, sino como una escalera, en la que vas subiendo peldaños gradualmente. Esto aumentará tu motivación y tu confianza en lograrlo. “Hoy y mañana correré 10 minutos, la semana que viene pasaré a 15”.
  • Asocia cada submeta a un periodo temporal, así tendrás pequeños objetivos diarios, semanales, mensuales y trimestrales.

La forma en la que te plantees tus objetivos, puede determinar en gran medida la consecución de éstos.

Para finalizar, te dejo con un vídeo interactivo, donde de manera gráfica te enseña puntos esenciales para lograr tus objetivos. Video tomado del Canal de inknowation

¿Tienes deseos u objetivos?
¿Qué objetivos te gustaría conseguir este año?

Por | 2017-07-08T15:33:52+00:00 enero 7th, 2015|Desarrollo personal|1 comentario

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Un comentario

  1. […] Marcarse objetivos reales y metas alcanzable. […]

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: