3 ejercicios para mejorar tu autoestima

¿Te has dado cuenta de la cantidad de tiempo que inviertes pensando en cómo agradar a los demás, en cómo tener un detalle con los que quieres, o en cómo expresar tu afecto a los que más aprecias? Seguro que sí, seguro que te has percatado de la importancia que tiene el amor en tu vida en sus distintas vertientes: amistad, pareja, hijos, padres, hermanos, etc.

Lo cierto es que pones gran esfuerzo y energía en tus vínculos, ¿verdad?, lo cual no tiene nada de malo ni patológico, siempre y cuando te siga quedando espacio para el autorrespeto, para el autocuidado y para el amor por ti mismo.

¿Te cuidas?

¿Te paras a pensar de vez en cuando qué necesitas?

¿Te dedicas palabras de comprensión y ánimo, como haces con los demás?

¿Te perdonas los errores?

¿Te hablas con respeto y cariño?

Si tardas en responder a estas cuestiones, o directamente te viene a la mente un “no”, puede que tu autoestima esté resentida.

¿Qué es eso de autoestima?

La autoestima no es solo quererse; es conocerse, valorarse, comprenderse, respetarse, cuidarse, etc. Es decir, es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia uno mismo, hacia tu forma de ser y de actuar, enfocadas tanto a tu cuerpo como a tu psique.

¿Qué puedo hacer para potenciar mi autoestima?

Pues afortunadamente mucho, y el solo hecho de que te lo plantees ya es un primer paso importantísimo, porque significa que estás dispuesto a ser activo para desarrollarla.

La autoestima no es algo estático, pues está en permanente crecimiento. De la misma forma, puede deteriorarse si te “tratas” mal, si te hablas sin respeto, si te descalificas cuando te equivocas, si te olvidas de tus necesidades o si las antepones siempre a las de otros.

En definitiva, puedes aprender a quererte a ti mismo y a tratarte con dignidad, como a una persona completamente válida y susceptible de ser amada. A lo largo de tu vida te entrenas en infinidad de habilidades, ¿por qué no podrías hacer lo mismo con tu autoestima?

¡Pongámonos en marcha! Aquí van algunos ejercicios para potenciarla:

#1. Autoconocimiento realista.

No vas a ganar en autoestima duradera únicamente con elogios que no te resultan creíbles. Tu mente necesita tener un autoconcepto equilibrado, es decir una visión de ti mismo realista, donde por supuesto tengan cabida tus cualidades y tus áreas de mejora (no es un eufemismo para no decir “defectos”, es que de verdad son partes de ti mismo que son susceptibles de mejorar).

Por eso, te propongo que busques en ti:

  • 5 aspectos de tu imagen física a los que das valor, y 5 que, aunque no te gustan, quieres aprender a aceptar o integrar como parte de ti.
  • 5  aspectos de tu forma de ser que valoras, y otros 5 que podrías considerar como áreas de mejora.

Intenta ser lo más concreto que puedas, tanto en lo que valoras positivamente, como en lo que no apruebas de ti mismo. Por ejemplo, es mejor “tengo dificultad para dejar ordenadas mis cosas materiales” que “soy un caos”. ¿Percibes la diferencia?

Cuando tengas la lista detallada, sé consciente de cómo en ti, igual que en le resto de mortales, coexisten tus cualidades con tus déficit. ¡Empieza a amarte desde ya!, no hace falta que esperes a que la columna de déficit desaparezca.

La imperfección es perfectamente válida.

#2. El cuaderno de los logros.

No puedes pedirte tener siempre el mismo estado de ánimo, unas veces conectarás con la tristeza y otras con la apatía. En esos momentos, tu memoria se alinea con tus emociones, y si tu autoestima no está bien fortalecida, te devuelve una imagen pobre de ti mismo, en la que prácticamente no tiene cabida nada relevante, porque no consigues recordar nada que hayas hecho que haya merecido la pena.

Por eso, es importante que, regularmente, lleves un pequeño registro de tus logros, aquellos objetivos que has conseguido con esfuerzo y tiempo, en los que has puesto lo mejor de ti, aquellos que te han hecho sentir orgulloso y han sido beneficiosos para ti o para alguien que te importa.

 No tienen que ser acciones que sean reconocidas o valoradas por otros, basta con que tengan tu aprobación.

Después de anotarlo, en la columna de al lado, valora qué recursos has puesto en marcha para alcanzar ese logro en concreto.

¿Qué capacidades, habilidades o destrezas te han ayudado a conseguirlo?

¿Eres consciente de tus fortalezas físicas y psíquicas?

#3. Conversando con tu mejor amigo.

¿Has observado la hostilidad, incomprensión y dureza con la que te hablas a ti mismo en ocasiones? Prueba a hacer este ejercicio durante unas semanas:

Cuando te sientas mal, detecta rápidamente qué pensamientos te están invadiendo, probablemente hayas puesto en marcha, inconscientemente, un autodiálogo negativo de mensajes hirientes.

Ahora que eres consciente de las palabras dañinas que te autodiriges, intenta imaginar que estás delante de tu mejor amigo, y le vuelcas exactamente el mismo comentario. ¿Cómo crees que se sentiría?

Sí, ya sé que pensarás que a tu mejor amigo no le hablarías tan duramente, ¿verdad? Claro, porque le tienes consideración, cariño y respeto. Bien, eso está muy bien, pero resulta que tú eres tan válido como él, así que te mereces hablarte con la misma sensibilidad y cuidado que le hablarías a quien quieres.

Por lo tanto, cuando te sorprendas manteniendo un autodiálogo destructivo, procura en ese mismo instante transformarlo en la conversación que tendrías con tu mejor amigo.

¿Tienes una autoestima sana?

¿Qué haces para autorrespetarte y quererte?

Por | 2017-07-08T15:33:36+00:00 diciembre 13th, 2016|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com