Distimia, la hermana pequeña de la depresión

Cuando estás crónicamente triste

Es frecuente que todos experimentemos en algunos momentos ciertas oleadas de tristeza que nos invaden durante días, e incluso semanas. Es lo que vulgarmente identificamos como “mala racha”, porque nos sentimos especialmente negativos, melancólicos y sin fuerzas.

Ahora imagina que esta tristeza no acaba de irse con el tiempo y se instala en ti, en una intensidad leve, pero constante.

Cuando un paciente con trastorno distímico acude a consulta y le preguntan cuánto tiempo lleva sintiéndose triste, le cuesta responder con una fecha concreta, a veces tiene la sensación de llevar toda la vida encontrándose así.

Y es que, como señala el título del artículo, la distimia es una forma leve de depresión, pero crónica, de modo que para padecerla debes llevar en ese estado al menos dos años, aunque los síntomas pueden aparecer de forma intermitente por temporadas.

Según el Estudio ESEMeD-España, la distimia es el tercer tipo de trastorno mental más frecuente en la población española, afectando a casi un 1,5% de los ciudadanos cada año, y encontrándose 5 veces más en las mujeres que en los hombres.

Sin embargo, he de decir que es probable que haya más casos, pero no son diagnosticados. He tenido un gran porcentaje de pacientes con este tipo de trastornos del ánimo que no han consultado hasta casi 5 o 10 años después de padecerlo.

 De alguna manera habían aprendido a convivir con ello, considerándolo en algunas ocasiones característico de su personalidad y mezclando el “me encuentro así…” con “soy así…”

La distimia puede presentarse incluso en la adolescencia o niñez, antes de los 21 se considera de inicio temprano; y después de esa edad, de inicio tardío. Con este dato, es fácil entender cómo puede confundirse la alteración anímica con la forma de ser.

Cuando sufres de distimia, la tristeza y el pesimismo se prolongan tanto en el tiempo que acaban interfiriendo significativamente en tu vida, afectando a tus relaciones sociales y a tus actividades cotidianas (estudios, trabajo, etc.)

Puede que tus familiares o allegados te hayan dicho en más de una ocasión “estás siempre así”, “siempre andas quejándote por todo”, “nunca estás feliz”. Tal vez ellos también tengan la sensación de que es algo que arrastras desde hace mucho tiempo, y se han habituado a verte así.

¿Por qué aparece en tu vida este problema?

Las causas de la distimia no están suficientemente clarificadas, pero se apuesta por la explicación multifactorial, incluyendo  factores psicológicos, sociales y también predisposiciones biológicas.

En este trastorno del ánimo se produce la alteración de un tipo de neurotransmisor llamado serotonina, encargado de gestionar las emociones y los juicios de valor.

 Entre las variables ambientales que influyen podemos encontrar situaciones de estrés continuado (síndrome de burnout), experiencias de abandono, abusos, maltrato y familias disfuncionales.

Por otro lado, en la predisposición a padecerlo juega un papel importante el tener antecedentes familiares de depresión y determinados rasgos de personalidad como un patrón de pensamiento obsesivo, el perfeccionismo, la dependencia emocional, la inhibición social, rasgos evitativos, etc.

¿Qué te ocurre cuándo la sufres?

  • Te sientes permanentemente cansado y con falta de energía.
  • No encuentras interés en actividades que antes te resultaban gratificantes.
  • Pierdes el apetito o comes en exceso.
  • Tienes problemas para dormir y tu sueño no es reparador.
  • Te sientes culpable, irritable y autocrítico con frecuencia
  • Evitas a la gente y tiendes a aislarte.

Este trastorno no llega solo, suele venir acompañando de otras alteraciones físicas y psicológicas. Por eso, es común que lo padezcas si te han diagnosticado síndrome de colon irritable, fibromialgia o dolor crónico.

De igual forma, puedes experimentarlo junto a trastornos de ansiedad como ataques de pánico, fobias o incluso episodios de depresión mayor. De hecho, en un 40% de los casos…

¿Tienes que resignarte a vivir con este problema?

No, rotundamente no. Si bien es cierto que la distimia que no es tratada tiende a cronificarse, y el tiempo por si solo acrecienta los síntomas, tienes que saber que tienes recursos a tu alcance para disminuir tu malestar.

Los psicofármacos que te prescribe un psiquiatra son una opción que tiende a mejorar la sintomatología y relativamente pronto. No obstante, como psicóloga, te recomiendo que complementes los fármacos con la psicoterapia.

La psicoterapia cognitivo-conductual puede ayudarte principalmente en dos sentidos:

#1. Combatir los pensamientos negativos sobre ti mismo, el mundo que te rodea o el futuro (pilares del pensamiento depresivo).

  • Enseñándote a identificar las distorsiones del pensamiento más comunes que te llevan a la tristeza y apatía, para crear otros alternativos más positivos y racionales.
  • Cuando cambias tu pensamiento, cambian tus emociones.

#2. Aumentar tu actividad gradualmente para que tengas experiencias satisfactorias, incrementando así tu autoestima e independencia.

Además, podrías aprender a gestionar tu frustración, ira y ansiedad a través de técnicas de relajación.

Lo más importante es que no te resignes, que no te acostumbres a considerarlo una forma de malvivir, sino un trastorno que explica lo que te ocurre, sin definirte como persona.

 No eres lo que te pasa, consulta con un psicólogo. Pregunta.

Finalizamos con un vídeo del Dr. Cormillot sobre las causas y tratamiento de la distimia:

¿Crees que puedes estar padeciendo distimia?

¿Sientes tristeza desde hace años o temporadas largas?

Me gusta:

Por | 2017-07-08T15:33:44+00:00 noviembre 10th, 2015|Psicología|3 Comentarios

Share This Story, Choose Your Platform!

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

3 Comentarios

  1. cele_lyonnet@hotmail.com'
    C 20 agosto, 2016 en 4:02 am - Responder

    Hola! muchas gracias por esta información.. No conocía mucho sobre esta “patología” si podría decirse. La verdad es que hace aproximadamente 4 años que me siento triste en la gran mayoría de los casos, incluso cuando me han hecho fiestas para que me sintiera feliz fué cuando peor me he sentido, porque me sentía culpable, y más aún porque sentía que no podía valorar el esfuerzo de los demás, siempre fué una lucha constante…
    Actualmente estoy en terapia, tratando mi culpa y demás, y mi terapeuta me nombró este síntoma al cual me asombré y comencé a leer.
    Ojalá pueda revertir esto de una forma u otra, vivir así no es agradable… Puede ser solo 1 mes bonito de 11 y no es saludable ni para ni, ni mi entorno.
    Tu artículo me sirvió mucho, gracias,

    • Patricia Córdoba 10 mayo, 2017 en 1:37 pm - Responder

      Gracias por dejar tu testimonio C. No te resignes a convivir con la tristeza y el desánimo, y lo que es más importante no creas, por mucho tiempo que lleve contigo, que eso eres tú. Eso es solo lo que te pasa, y podemos actuar sobre nuestros pensamientos y conductas.

      Me alegro mucho de que hayas iniciado una terapia. Mucho ánimo en tu proceso de cambio!

  2. helenaromeu@gmail.com'
    Helena 10 mayo, 2017 en 9:03 am - Responder

    Gracias por compartir esta información. Habitualmente llamamos a todo depresión cuando no es así y entender que hay otros tipos de estados emocionales ayuda mucho.

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: