Causas de baja autoestima ¿por qué cuesta tanto quererse?

Inicio/Desarrollo personal/Causas de baja autoestima ¿por qué cuesta tanto quererse?

Causas de baja autoestima ¿por qué cuesta tanto quererse?

Causas de baja autoestima: el pasado influye, pero no determina

La autoestima es un bien preciado, quien la tiene en dosis adecuadas, tiene gran parte de la batalla de la vida ganada, porque pisa con la autoconfianza necesaria para sentir que podrá con los obstáculos que se interpongan en su camino. Todo el mundo coincide en que es un tesoro, pero no todos saben cómo cuidarla, reflotarla o desarrollarla.

Hay quien tiene la sensación de que nunca la tuvo anclada con fortaleza, y que, año tras año, sigue tambaleándose y boicoteando la consecución de sus metas. Para los que la consideran su asignatura pendiente y andan desesperados buscándola sin cesar, puede ser de gran utilidad entender por qué a veces cuesta tanto quererse a uno mismo.

¿Te cuesta quererte tal cual eres?

Entre los factores determinantes podemos encontrar:

#1.  Los mensajes negativos que te lanzaron en la infancia tus padres u otras figuras de apego significativas.

Que duda cabe que la gran mayoría de los padres, cuidadores y educadores intentan hacerlo lo mejor posible para con sus hijos, alumnos y protegidos; sin embargo, la realidad es que a veces hacen críticas destructivas, ponen etiquetas estigmatizadoras, ridiculizan y atentan gravemente contra la autoestima del pequeño que, vulnerable e inocente, cree a pie juntillas todo lo que dicen sobre él, especialmente en los primeros años de su vida.

De esta manera, creces viéndote a través de los ojos con los que te han mirado las personas en quien más confiabas. Si tu madre o tu padre reiteradamente te dijeron “Eres una calamidad. Así no vas a ser nadie en la vida”, lo más probable es que esto deje huella en tu valía.

Hace falta que cuestiones todos estos mensajes tan arraigados, y dejes que entren otros más positivos para compensar la herida que produjeron los primeros. Ahora, como adulto, no tienes por qué darlos por ciertos, ya puedes refutarlos con tu propia experiencia. Nadie te puede definir mejor que tú mismo.

#2. El sesgo de confirmación: es la tendencia a buscar información o hechos que confirmen la teoría que tienes de ti mismo.

Si piensas que eres tonto, te inclinarás a buscar señales o recordar episodios que lo corroboren, llegando incluso a distorsionar la realidad, con tal de que se ajuste a tus creencias (“Soy lo peor, seguro que le he caído fatal. Claro, por eso no me ha saludado hoy”). Para romper con esta propensión, empieza por discriminar lo que sientes de la verdad universal. Puedes sentirte “inútil”, pero no serlo. Busca datos que contradigan las etiquetas tan negativas y absolutas que te cuelgas sin más.

#3. Experiencias en las que una particularidad de tu identidad ha sido duramente castigada:

  • aspecto físico diferente como llevar audífono o tener acné
  • ser más tímido y sufrir un episodio de miedo escénico
  • dificultad motriz por la que se mofa el grupo de iguales o una figura de autoridad
  • ser la madre soltera o haber abortado y ser vapuleada por los vecinos o la misma familia, etc.

De nuevo es indispensable reconstruir tu propia historia intentando sacar un aprendizaje positivo, aunque, a veces, es necesario contar con la ayuda de un profesional para ello.

#4. La errónea asociación de autoestima con algo externo.

Equivocadamente, equiparas tu propia valía con la heteroestima (el valor que me dan los demás), dejando en manos de terceros algo que es completamente independiente.  Otro error común es condicionar la autoestima a los logros “Sólo soy valioso o digno de amor si he logrado obtener o ser…”, de modo que, cuando no consigues lo que crees u otros creen que “debes alcanzar”, tu seguridad y amor propio se tambalean.

Algo tan importante para ser feliz, como es la autoestima, no puede estar tan sujeto a variables externas. El grado de éxito es irrelevante. La fuente de la valía es el esfuerzo por vivir.

 

Finalizamos con la aportación del psicólogo Walter Riso invitándote a reflexionar sobre los cuatro pilares básicos de la autoestima:

 

 

Si quieres profundizar más sobre autoestima, infórmate sobre nuestros cursos on line en «mejora de la autoestima».

Lee más sobre este tema en:

 

¿Tienes la autoestima baja?

¿Qué ha causado tus problemas de autoestima?

 Photo Credit: Alejandra Mavroski

Por | 2017-07-08T15:33:59+00:00 mayo 31st, 2014|Desarrollo personal|3 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

3 Comentarios

  1. geraldrui4507@gmail.com'

    Amarse a uno mismo también consiste en sanar las heridas emocionales derivadas de nuestros conflictos internos. Dado que somos especialistas en huir del dolor, al llegar a la edad adulta solemos tapar y protegernos de dichas heridas tras una máscara del agrado de los demás. Y de tanto llevarla puesta, corremos el riesgo de olvidarnos quiénes éramos antes de ponérnosla. Así, para poder ir pelando las capas de la cebolla que nos separan de nuestra verdadera esencia, es muy recomendable adentrarnos en la meditación.

    • Interesante esto que señalas Gerald «tapar las heridas bajo la máscara del agrado de los demás: improductivo y frustrante cuando además nos vamos dando cuenta de que siempre habrá alguien a quien decepcionemos o que nos desapruebe. Si tendemos a acoplarnos a la imagen que otro espera de nosotros, en algún punto nos desdibujaremos, ¿quien soy realmente yo?

  2. Julietalopezts@gmail.com'
    Julieta en - Responder

    Yo tengo baja autoestima porque no puedo alcanzar mis metas.
    Siento que el tiempo pasa y no logro nada y me siento fracasada.

    Siento que tiene que ocurrir un milagro. Que ya más de mí no puedo dar.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva