Propósitos para Nochevieja

Ya se acerca, la última noche del año ya está aquí, y con ella parece que se acaba otro ciclo más, lo cual inevitablemente te lleva a reflexionar, casi sin darte cuenta, sobre lo que has vivido en los últimos doce meses.

No está de más. Sácale provecho a esta invitación a la autoevaluación tan propicia de estas fechas y concédete unos momentos para hacer recuento de los logros, de los errores, de los aprendizajes, de las personas tóxicas a las que has dicho adiós, de las personas tónicas (que suman) a las que has dado la bienvenida, de lo que has conseguido y de lo que aún te ha quedado pendiente.

La Nochevieja es una noche de fiesta, de celebraciones, de encuentros familiares y de brindis por el nuevo año que se asoma. La memoria de lo que has vivido se entrelaza con la ilusión de los nuevos proyectos que te traes entre manos. Es el día que mejor simboliza el cambio porque:

No es infrecuente que a la alegría de los nuevos propósitos se sume también la tristeza y nostalgia de una época que nos recuerda los seres queridos que no están, las dificultades económicas que se hacen más notorias y dolorosas en estos festejos o la simple nostalgia melancólica de “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Así, con esta mezcla llegas a despedir el año, y te sitúas frente al reloj de las 12 campanadas para participar de un rito colectivo con ilusión, medio obligado o por pura costumbre. Da igual, sean cuales sean tus motivos, no desaproveches la ocasión para hacer tu propio ritual de despedida.

Si quieres unirte a este propósito, a continuación te dejo algunos ejercicios que pueden ayudarte a poner el broche de oro a tu Nochevieja:

#Ejercicios de desintoxicación.

¿Quieres empezar limpio el Nuevo Año? ¿Te apetece comenzar más ligero de equipaje y desprenderte de todas aquellas cosas que te resultan inútiles, que te limitan, que te anclan al pasado, que no te dejan avanzar del todo?

Adiós a las piedras en el camino.

Enumera todas aquellas situaciones, conversaciones, frustraciones, adversidades, etc. con las que te hayas topado estos últimos 12 meses, como si se trataran de piedras que te han bloqueado el camino de forma temporal.

Simplemente, permítete escribirlas, sin detenerte mucho en cada una de ellas, pues es más bien un ejercicio de expresión para sacar de ti, simbólicamente hablando, todo aquello que te ha estado obstaculizando el paso.

Puede ser algo relacionado con tu ámbito de trabajo, con tu esfera social o con tu área más íntima y personal. Escríbelo y unos minutos antes de que empiece el año nuevo, deshazte de ello, quémalo, entiérralo, o tíralo a la basura mientras lo haces pedacitos.

Adiós a lo que no es útil.

Aprovecha estos últimos días del año para hacer una valoración objetiva de las cosas materiales a las que te estás atando que ya no te resultan útiles. Abre tu armario, observa tu mesa de despacho o tu habitación preferida:

  • ¿Realmente quieres tener todo lo que hay allí?
  • ¿Hay cosas que lleves meses sin utilizar o incluso sin ser consciente de que las tenías?
  • ¿Crees que algunas de ellas podrían resultar interesantes o provechosas para otras personas?

Sé honesto contigo mismo y no tengas miedo de desapegarte de estos objetos materiales que has ido acumulando a lo largo del año, y a los que ahora puedes dar otra función u otro dueño. Experimenta la agradable sensación de empezar el año más limpio, más generoso y más diáfano.

#Ejercicios de proyección:

Una vez que has hecho hueco y has soltado lastre, toca trazar el boceto de lo que quieres que sea este año que estás a punto de inaugurar. Sí, sí, como lo lees, puedes diseñarlo, porque tienes mucho que decir y hacer.

  • ¿Quieres ser agente activo de tu vida o espectador pasivo?
  • ¿Quieres participar y ser consciente de lo que depende de ti, o esperar a la suerte?
  • ¿Quieres acompañar a tus deseos de objetivos donde puedan adquirir forma?

La carpeta de tus proyectos.

Disfruta elaborando tus pequeños mapas de vida. Piensa qué quieres conseguir en las tres principales áreas de tu vida, visualízate lográndolo, deja que la imagen se desarrolle de forma nítida en tu cabeza. Ahora ponle nombre, y empieza a marcarte objetivos.

Haz tres columnas: en una escribe las metas que te marcas, en otra los recursos con los que cuentas para alcanzarlas y en la tercera aquello que necesitas adquirir o entrenar antes para llegar a ellas.

Reinvéntate.

Es un buen momento para que obtengas un aprendizaje de las experiencias vividas en estos meses, para que tomes conciencia de las áreas personales en las que te gustaría seguir evolucionando.

Piensa en 5 aspectos de tu forma de ser, de tu manera de afrontar las adversidades, de tu modo de comunicarte o relacionarte con los demás, etc. que quieras mejorar en algún grado, porque te hayas dado cuenta de que podrían hacerte sentir más satisfecho contigo mismo o con los demás.

Dales un espacio y transfórmalo en frases o propósitos que hablen de “lo que me gustaría trabajar o desarrollar en mí”.

Como en la práctica anterior, anota al lado también con qué recursos cuentas ya para entrenarte en esas habilidades o competencias que persigues, y qué personas o actividades pueden ayudarte en esa misión.

Te deseo de corazón que tengas una limpia despedida de año

y un feliz entrada de año nuevo. ¡Feliz 2016!

¿De qué cosas del 2015 quieres desprenderte en este nuevo año?
¿Qué proyectos u objetivos te marcas para el 2016?Deja tu comentario, me interesa tu opinión

Por | 2017-07-08T15:33:43+00:00 diciembre 29th, 2015|Desarrollo personal|Sin comentarios

Share This Story, Choose Your Platform!

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva