Rituales para Nochevieja: practica positividad

Rituales positivos para la última noche del año.

Está casi aquí, se aproxima la última noche del año, y con ella, la infinidad de rituales que la acompañan. Quizá estés aprovechando estos últimos días para preparar tus mejores galas, realizar esas compras tardías, o encerrarte en la cocina para deleitar a la familia con una cena especial.

Cada persona le otorga un significado a esta noche (emotivo, ocioso, familiar, etc.), pero todos coincidimos en que finaliza una etapa y comienza otra. De forma casi automática, en estos últimos minutos del año, cuando estás a punto de oír las campanadas, tal vez desfile por tu mente la película de los doce meses anteriores, y según sea el balance, sonrías o fijes la mirada en el vacío.

Es justamente en este flash back donde quiero proponerte que practiques un pequeño ritual de positividad. Son tantos los rituales que se pueden llevar a cabo esta noche según los gustos, costumbres, cultura o formas de ser, que tan sólo tienes que escoger el que más te convenza.

Un ritual está formado por una serie de acciones especiales (no las hacemos todos los días) que se realizan por su valor simbólico, es decir que las hacemos por lo que representan, no por lo que son en sí. Por ejemplo, en España esta última noche del año se colocan 12 uvas, delante de cada comensal, que simbolizan los 12 meses del año, como símbolo de buena suerte.

Estos rituales no son algo antiguo, pues se han ido adaptando con los tiempos y aún siguen vigentes junto con los nuevos que se van incorporando. Y su temática es de lo más variada, algunos responden a cuestiones religiosas y otros a motivos culturales, familiares etc.

¿Participas de los rituales que son propios o característicos de tu país? ¿Y los de tu familia? Esas costumbres que repetís invariablemente año tras año, y que son transmitidas de tu abuela a tu madre y de ésta a ti. Si te fijas, en todos, de alguna manera, se intenta promover emociones positivas.

En ese sentido, quiero hacerte las siguientes propuestas, como pequeñas acciones simbólicas que te ayuden a dar por terminada una etapa de tu vida, y a empezar con buen pie la siguiente.

Aquí van algunas maneras de acabar bien el año y vestir a la memoria con traje de fiesta, color alegría:

#1. Collage mental con las caras y acontecimientos destacados.

  • Deja que tu mente dé un repaso a todas aquellas actividades, encuentros, reuniones y eventos que has compartido con familiares y amigos este año y han traído felicidad a tu vida.
  • Muchos pueden estar cargados de anécdotas graciosas, momentos emotivos o conversaciones significativas. Las caras de quienes quieres y te quieren te harán recordar que eres muy afortunado de tener su apoyo. No importa si son muchos o pocos, sino lo que te han aportado.

#2. Recopilatorio de tus mejores éxitos del año.

  • Es una buena oportunidad para hacer acopio de los logros que has conseguido, los cambios en positivo que has dado en las distintas áreas. Elige concentrarte en todo lo que has ido desarrollando en estos meses y permítete sentir satisfacción y alegría. Emociones positivas que pasan desapercibidas con la continua exigencia a la que te sometes con el estrés de la rutina diaria.
  • Cuando hagas esto, no te compares con terceros, ni midas lo alcanzado según el reconocimiento que la sociedad le da.
  • Esta vez, simplemente utiliza tu propio criterio y concede importancia a la visión positiva que tienes de ti mismo cuando has ayudado a alguien, cuando has aprendido cosas nuevas, cuando has consolidado el esfuerzo y la fuerza de voluntad durante estos meses, etc.

#3. Recuerda con humor.

No olvides resumir todas aquellas circunstancias que te han hecho reír a carcajada limpia, porque te han llenado de vida y de energía.
Quizá te vengan situaciones en las que el humor llevado al absurdo te salvó de tomarte demasiado en serio algo que te preocupaba, o te venga una escena en la que te reíste de tus propios errores, olvidos o lapsus.

#4. Carta de gratitud

Finaliza el año dando las gracias a tres personas que creas que te hayan sido de especial apoyo este año: por lo que te han dicho, por lo que han hecho por ti, o simplemente por haberte escuchado.

Expresa tu agradecimiento en forma de carta navideña. No hace falta que sea excesivamente larga ni esté minuciosamente redactada, lo importante es que, de manera simbólica, devuelvas la positividad que te fue dada hace unos meses en forma de gratitud.

#5. Despídete de lo que te ha robado energía.

El último día del año puede ser el momento perfecto para decir adiós a todas aquellas circunstancias que te han hecho sufrir. Haz una lista, pero no pienses en personas concretas, más bien en los comportamientos que hayan tenido que te hayan resultado dañinos.

Y una vez que tengas toda esa toxicidad junta, ya sabes lo que hay que hacer con lo que nos resulta tóxico ¿no? Efectivamente, ¡deshazte de ello! Tíralo a la basura, tal cual, entiérralo o quémalo, pero dile adiós.

#6. Los tres objetivos estrella

  • Elige tres objetivos, no sueños o deseos. La diferencia fundamental es que un objetivo depende de lo que hagas para conseguirlo, mientras que un deseo es una expresión simplemente de algo que te gustaría que te pasara en lo que no tienes que hacer nada necesariamente.
  • Pues bien, piensa en 3 objetivos que te gustaría alcanzar en este Nuevo Año que entra a partir de tu esfuerzo y tu acción. Pueden pertenecer a distintas áreas de tu vida.
  • Ahora escríbelos, pero en tiempo presente, como si ya los hubieras logrado. Por ejemplo: “he aprobado el carnet de conducir. Puedo conducir, soy autónomo para ir a los sitios”.
  • Intenta buscar unos minutos cuando estrenes el año para imaginarte consiguiéndolos. No obstante, ya sabes que este ejercicio de visualización puede acompañarte y ayudarte a lo largo del año.

Cerremos la puerta a este año viejo con una sonrisa, porque siempre hay algo por lo que sonreír. ¿Eres capaz de verlo?

Me despido con un vídeo recopilatorio de algunos de los rituales más populares para esta fecha:

 

¿Qué rituales para Nochevieja  tienes preparados?
¿Qué opinas de estos rituales para la última noche del año? ¿Te generan positividad?

Por | 2017-08-08T00:03:35+00:00 diciembre 30th, 2014|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva