3 tips para una Navidad feliz

Si me pongo a pensar en los últimos artículos que he escrito estos últimos años sobre estas fiestas, observo que los títulos hablan sobre las preocupaciones más frecuentes que giran en torno a estas fechas:

No me gusta la navidad: ¿soy un bicho raro?

Navidad sin estrés

Depresión en Navidad: qué hacer para afrontarla

Y es que creo que ejemplifican a la perfección los motivos por los que algunas personas, entre las que puedes encontrarte tú o alguien a quien quieres, sufren cuando otros están de lo más alegres con el tintineo de las campanillas.

Es sencillo, todo esto se debe a la frustración de expectativas, las tuyas propias o las que otros proyectan o depositan en ti:

“La Navidad es tiempo de paz y armonía”

“Fulanito debería tratarme con más respeto y consideración en estas fechas”

“Menganito ahora sí que debería portarse bien conmigo”

“Que menos que hacerme un regalo digno o un detallito en estas fiestas”

“Espero que al menos en Navidad deje de hacerme esos comentarios tan groseros”

“A ver si con estas cenas de estas fechas empezamos a ser una familia de verdad”

…y así podría seguir hasta el infinito, la cantidad de expectativas que nos creamos, como monedas que se lanzan a la fuente de los deseos, para que de manera casi mágica, los otros se embriaguen del espíritu navideño y se ajusten a eso que esperamos de ellos.

Sí, así es, quizá no te habías dado cuenta, pero gran parte de tu malestar en esta época puede provenir de tus propias expectativas frustradas, de haberte imaginado que las cosas han de ser de una manera, y después venirte abajo con el golpe de realidad.

¿Significa esto que no puedes emocionarte o tener ilusión en Navidad?

Por supuesto que sí, no es la frialdad emocional lo que voy a proponerte para protegerte del “bajón” en esta época del año.

Tips para vivir una Navidad feliz (aunque no oigas constantes tinteneos, ni veas siempre lucecitas de colores):

#1. No arregles ahora los problemas del resto del año

Como antes te comentaba, por favor ajusta tus expectativas de cambio en este periodo, si no quieres sucumbir.

Ármate de toda la ilusión del mundo, pero no condiciones tu bienestar en estas fechas a lo que otros hagan o dejen de hacer, por mucho que las calles se vistan de luces y suenen los villancicos.

Si bien estas fechas pueden ser un paréntesis estupendo en cuanto a las discusiones más frecuentes, no te crees la expectativa de que en dos semanas van a resolverse los conflictos que te persiguen a lo largo del año con tu pareja, tus familiares o tus compañeros de trabajo.

Sería tan disparatado como lo es plantearse la operación bikini a finales de Junio para llegar estupendos a la playita en Agosto en lugar de aprender a comer sano todo el año. ¿Te suena?

No te hagas eso, saca bandera blanca si quieres estos días, pero no fantasees con que los otros van a efectuar los cambios que esperas de ellos solo porque sea Navidad. No te frustres innecesariamente.

#2. Móntatelo como quieras, haz tu propia Navidad.

Pareciera que en Navidad todo tiene que ser mágico y especial. Y no, “NO TIENE QUE”:

No es obligatorio que te hagas con miles de adornos navideños, ni que te gastes lo que no tienes en unos regalos carísimos, ni que vayas a eventos navideños solo porque es la tradición, lo esperable o lo que otros te dicen que hay que hacer.

¿No te das cuenta de que en realidad no está escrito en ningún lado que haya una única manera de celebrar la Navidad?

Ya está bien de encorsetar estas fechas con cientos de obligaciones que reproduces sin cuestionarte que podría ser de otra forma.

En serio, escúchate y respétate en primer lugar, para que después puedas expresar ante quien sea, tu derecho a crear tu manera particular de vivir este periodo.

Esto significa que puedes empoderarte, dotarte de la libertad necesaria para elegir, lo cual es compatible con que hagas algunas cosas porque a tus hijos, pareja o familiares les haga ilusión, pero recuerda que su ilusión ha de ser cuidada de la misma manera que tus necesidades y preferencias.

Así que pide, negocia, expresa y defiende tu modo específico de vivir esta Navidad.

#3. No te fuerces a estar superhappy, si no lo estás.

Sea la época que sea, no te fuerces a sonreír, o a estar más alegre de lo que te encuentras realmente

Sí, ya sé que es un momento de celebraciones, pero es importante que te permitas a ti mismo, y a los demás si se diera el caso, tener y validar la emoción real.

Si estás triste, porque echas de menos al familiar o amigo que perdiste;

Si añoras las navidades que celebrabas en tu país de origen ahora que estás expatriado;

Si no puedes evitar pensar en las navidades pasadas con tu ex,

¿De verdad crees que sería sano que intentes esconder todo eso, y salgas con tu sonrisa impostada como si de una obra de teatro se tratara?

No, por supuesto que no. Una cosa es gestionar la emoción de la tristeza y otra muy distinta querer erradicar esa misma emoción.

En el primer caso, cuando quieres gestionar la emoción, puedes focalizarte en disfrutar de lo que tienes en tu actual presente a la vez que te permites sentir nostalgia y tristeza por lo que perdiste o no está. Es compatible despedirse con valorar lo que trae la nueva situación.

En el segundo caso, cuando pretendes eliminar la tristeza, entras en negación, autoengañándote para intentar combatir un dolor que en realidad es legítimo y saludable que sientas.

Esta última opción te creará más sufrimiento a la larga, pues tan solo sirve para retrasar el duelo en algunos casos, o hacer que la tristeza vuelva después con ansiedad, al haber sido taponada cuando necesitaba ser expresada.

Así que póntelo fácil en estas fechas, y reivindica tu forma de vivir esta Navidad, tan válida como la de cualquiera.

 

¿Cómo lo pasas en Navidades?

¿Es para ti la Navidad una etapa fácil o difícil?

 

Por | 2017-11-22T14:57:17+00:00 diciembre 19th, 2017|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: