¿Tienes miedo a ponerte rojo?

Miedo a ponerte rojo: eritrofobia

Has llegado puntual a tu entrevista de trabajo, tu currículum es bueno, y el entrevistador parece majo; pero de repente, te ocurre de nuevo, notas cómo te va subiendo ese dichoso calor por tus mejillas, y temes que otra vez te delate.

Hoy has quedado con unos amigos, hay un chico nuevo al que no conoces y estás un poco nerviosa. Piensas: “No, ahora, no, por favor, no puedes ponerte roja ahora no”

Estás en el trabajo en una reunión con tu jefe y compañeros. Estás tranquilo, pero has empezado a sentirte incómodo pensando que te estás poniendo rojo como un tomate con sólo hablar, y allí están todos mirándote, como si fueras un bicho raro.

 

Si te has sentido identificado con alguno de estos casos en algún grado, puede que estés sufriendo de eritrofobia, un miedo irracional y obsesivo a enrojecer en público.

Es un tipo de fobia social, porque suele suceder en el contexto de las relaciones sociales, aunque a veces  puede ocurrirte con sólo imaginar o anticipar que te pones rojo en una de esas situaciones, sin necesidad de que haya sucedido.

Puede coexistir con un trastorno de ansiedad, de hecho cursa con otros síntomas compatibles con este cuadro como hormigueo, nudo en el estómago, taquicardias, mareo, etc

Tienes que saber que hay algunas personas que tienen una mayor predisposición biológica a sonrojarse, resultado de un sistema nervioso simpático hiperactivo.

Es más común en la adolescencia y tiende a desaparecer con la edad, pero en algunos casos se mantiene hasta bien entrada la edad adulta (40 años), manifestándose en mayor medida cuando se originan sucesos estresantes.

Si a la facilidad para sonrojarte, le añades una necesidad excesiva por controlar su aparición, junto con un miedo a ser evaluado negativamente por ello, es más probable que todo desencadene en eritrofobia.

Esta fobia puedes experimentarla:

  • si eres tímido y evitas determinadas situaciones sociales a toda costa.
  • si no eres tímido, pero eres más propenso a sonrojarte y además interpretas esto como un signo de debilidad.

Sé que estás harto de ponerte rojo y no poder controlar esta expresión de tu cuerpo, pero es importante que te des cuenta de que el verdadero problema no es el rubor facial, sino lo que tú piensas acerca de él.

Observa lo que te dices cuando esto te sucede o puede sucederte: no lo toleras, no te lo permites, te enfadas, te frustras, te angustias, te parece lo peor que puede pasarte, crees que los demás van a malinterpretar tu rubor y van a pensar que eres raro, débil o que tienes un problema para relacionarte con ellos.

Todo esto se cuela en tu cabeza. Te juzgas tan duramente por el hecho de sonrojarte que se entiende que intentes impedirlo a toda costa. Ahora, párate por unos segundos a pensar si hablarías a alguien como te hablas a ti mismo:

  • ¿Crees que si le dijeras lo mismo le ayudaría?
  • ¿Le haría sentir mejor o peor?
  • ¿Crees que con eso cortaría su rubor de inmediato?

No ¿verdad?, ya te has dado cuenta que la presión que te autoimpones contribuye a tu malestar, y hace que el hecho de ponerse rojo se vuelva algo más incontrolable para ti.

Más esfuerzo pones en no enrojecer y más colorado te pones, ¿sabes por qué? La respuesta es por la intención paradójica: hacer lo contrario de lo que esperas. Fíjate que cuánto más quieres controlar un aspecto, más te presionas y menos consigues lo que deseas.

Si ahora te digo: “Piensa en cualquier color menos en el azul. No pienses en el color azul”, paradójicamente más pensarás justamente en el color azul, no te lo podrás quitar de la mente. Pues eso es lo que te ocurre cuando te ordenas una y otra vez “no te pongas rojo, no te pongas rojo”, el efecto que consigues es justo el contrario.

Por eso, llegado a este punto de la lectura, podrás intuir que lo más recomendable es que desistas de controlar el rubor facial, porque cuánto más intentes eliminarlo, más aparecerá.

Para ello, puedes ayudarte de la psicoterapia, donde encontraras un espacio para ganar confianza en ti mismo y para entrenarte en habilidades sociales que te permitan desenvolverte adecuadamente.

El objetivo no es eliminar el sonrojarse a toda costa, sino aceptarte tal y como eres, empezar a verte como un ser que no tiene que buscar la perfección.

¿Te has dado cuenta de que todos, en alguna medida, presentamos durante nuestras relaciones sociales alguna manifestación que no encaja con el ideal? Nos podemos trabar, perder el hilo de la conversación, quedarnos en blanco, irnos por los cerros de Úbeda, hablar muy bajito, hablar ,muy alto, gesticular mucho, gesticular poco, y sí, también podemos ruborizarnos.

Déjate ayudar por un profesional para que te liberes de tu alta necesidad de aprobación social y de tenerlo todo bajo control. Trabajar la ansiedad, miedos e inseguridades que hay detrás de tu rubor te será de gran ayuda.

 

¿Sufres por miedo a ponerte rojo?

¿Intentas controlar tu rubor facial y no lo consigues?

Por | 2017-07-08T15:33:53+00:00 noviembre 25th, 2014|Psicología|6 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

6 Comentarios

  1. aniluabigailm@gmail.com'
    aniabi 8 diciembre, 2015 en 10:28 pm - Responder

    ME GUSTARIA RECIBIR TERAPIA CON USTED.

    • Patricia Córdoba 9 diciembre, 2015 en 12:30 pm - Responder

      Hola Aniabi, Te he enviado a tu correo la información para solicitar cita para iniciar asesoramiento o terapia

  2. silviapeqlu@hotmail.com'
    Sil 16 diciembre, 2015 en 6:34 pm - Responder

    Hola, me gustaria recibir terapia con usted

  3. john.rivera3862@correo.policia.gov.co'
    john rivera 12 junio, 2017 en 10:53 pm - Responder

    hola patricia, quisiera recibir mas infotmacion. Gracias

    • Patricia Córdoba 13 junio, 2017 en 7:01 am - Responder

      Hola John,
      Acabo de enviarte a tu correo más información sobre las consultas y tratamiento sobre eritrofobia. Un saludo

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: