Vacaciones perfectas: ¿realmente existen?

Probablemente, cuando has leído el título, una sucesión de imágenes y de sensaciones placenteras ha invadido tu mente, porque la palabra “vacaciones”, de por sí, suele evocar buenos recuerdos y muchas emociones positivas.

Tal vez seas de los que hacen de este periodo un horizonte hacia el que caminar durante todo el año, como si en ello hallaran la motivación para levantarse cada mañana, sabiendo que cada día queda un poquito menos para llegar a esa meta que siempre sabe a poco.

Soñadas e idealizadas vacaciones, proyectas tantas expectativas en ellas y buscas tanto descanso en sus días, que te pillas a ti mismo en varias ocasiones y durante los meses previos, escapándote de tu presente para volar a esas vacaciones futuras.

Sí, reconócelo, te gustaría que tus vacaciones fueran perfectas. Claro, lógico, especialmente si has depositado en ellas la responsabilidad de compensar el gris del resto del año. Si es así, entonces seguramente tendrás respuestas con todo lujo de detalles a todas estas preguntas:

  • ¿Cuál sería tu destino ideal?
  • ¿Con quién irías de vacaciones sin lugar a dudas?
  • ¿A quién no te llevarías bajo ningún concepto?
  • ¿Qué actividad es la que más te gustaría llevar a cabo durante este periodo?
  • ¿Qué plan tienes trazado en tu cabeza para estos días ociosos?

En menos de 2 minutos, respondiendo a estas cuestiones, puedes tener un primer boceto de lo que entiendes por unas vacaciones perfectas.

Sin embargo, hoy quería darle una vuelta de rosca a estos términos, y hacerte una propuesta un poco más reflexiva.

Como ya sabes, no hay un lugar idóneo universal, puesto que cada individuo podría elegir uno completamente diferente de entre todo el planeta. Tampoco existe la actividad ideal por encima de las demás.

La realidad, y seguro que lo sospechas, es que las vacaciones perfectas se basan en otros aspectos un poco menos tangibles, pero que, igualmente, pueden concretarse para detectarlos y utilizarlos a tu favor.

¿Cuáles son los ingredientes de las vacaciones perfectas?

1.# Haz lo que tú quieres, no lo que otros desean.

Si en cualquier momento de la vida es importante que trabajes por ser asertivo (defender lo que piensas y sientes sin agresividad y sumisión), en vacaciones, expresar tus preferencias se vuelve esencial, para disfrutar verdaderamente de este periodo.

Escúchate, qué te pide tu cuerpo, qué te reclama tu mente, qué necesitas, qué te apetecería realmente.

Ahora que lo tienes detectado, exprésalo a aquellos con los que vas a compartir estos días, sin miedo. Sencillamente, permítete transmitir tus motivos, y será más fácil llegar a acuerdos.

La comodidad de uno pierde valor, si es a costa de la incomodidad de otro, ¿no te parece? Entonces, empieza por ser honesto contigo mismo y asertivo con los demás.

2. #Todo tiene cabida, menos el trabajo

Llevarte el portátil a la playa o al hotel es una forma relajada de trabajar; sí,pero, admitámoslo, no es estar de vacaciones, más bien es estar trabajando de manera amable.

Reconozco haber trabajado en lugares de encanto. Primero, porque amo mi trabajo, y segundo, porque poder trabajar online, es poder trabajar desde sitios que te relajan.

Sin embargo, he de decir, que cuando quiero disfrutar plenamente del “aquí y el ahora” es cuando puedo estar con los 5 sentidos puestos en mis vacaciones, y en ese caso, no tiene cabida mi trabajo, por mucho que me apasione.

Así que permítete desconectar para recargar pilas.

#3. Vive cada momento, sin prisa ni urgencia

Entiendo que “para unos días que tienes de vacaciones”, quieras aprovechar al máximo tu tiempo, es comprensible.

Es normal, deseas optimizar tu ocio al máximo, y acabas planeando un montón de actividades para llevar a cabo, una lista interminable de sitios que visitar, etc.

¿A qué precio? ¿Es realmente necesario llevar a cabo esa ingente cantidad de actividades para disfrutar plenamente de tus vacaciones?

Si para darle sentido a tu periodo vacacional, has de estar corriendo literalmente y sometido a estrés, quizá merezca la pena que te cuestiones el enfoque.

¿Y si fueras más selectivo este verano? ¿Y si intentaras ser más consciente de lo que estás viviendo, en lugar de “pasar fugazmente” por tus vacaciones?

¿Y si primara más la calidad que la cantidad de cosas que haces? De ti depende.

#4. Expectativas realistas

Los días y semanas anteriores, es inevitable fantasear con la recompensa merecida de las vacaciones. Esto nos hace sacar fuerzas para el último tramo laboral previo al periodo vacacional.

Hay quien diseña en su cabeza cómo van a ser esos días, recreándose en las emociones positivas que vendrán (alegría, relax, diversión, ilusión, etc.), de modo que casi disfruta más de las vacaciones al planearlas que luego al vivirlas en sí.

Incluso hay personas que después se frustran bastante, porque sus vacaciones no han sido las que tenían detalladas en su cabeza.

Por eso, te invito a tener expectativas realistas acerca de lo que vas a vivir en este periodo.

Date la oportunidad de improvisar, de modificar planes sobre la marcha, de ser flexible en cuanto a cambios, de valorar los grados intermedios de las experiencias aunque no sean perfectas o encajen con tus esquemas.

#5. Positivo y agradecido.

No hay mejor garantía de éxito en tus vacaciones, que ir con la actitud adecuada, pase lo que pase, sea donde sea, hagas lo que hagas.

Si te llevas las gafas de bucear en lo positivo, y utilizas crema de protección alta frente a los contratiempos y obstáculos logísticos, tu disfrute está asegurado.

Sé consciente cada día de lo que estás viviendo, de lo que te aporta, de las emociones positivas. Pregúntate, ¿qué es lo más importante de mis vacaciones?, y juega a descubrirlo.

Si haces bien el ejercicio, te darás cuenta de cuántas cosas son irrelevantes, y empezará a entrarte una maravillosa sensación de gratitud.

No hay nada como sentirse afortunado y agradecido por las vacaciones que estás experimentando, para relativizar las pequeñas discusiones que surgen, las largas colas en los sitios concurridos y el calorcito rebelde.

¿Cómo serían tus vacaciones perfectas?
¿Cómo quieres que sean tus vacaciones?

Por | 2018-08-02T18:31:45+00:00 agosto 7th, 2018|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: