Si finalmente te has decidido a comenzar una psicoterapia, has de saber que la elección del psicólogo es importante. Puede que un amigo o familiar te haya recomendado un profesional concreto, o incluso haya sido tu médico (de cabecera o psiquiatra), o tal vez has buscado apoyo a través de la red.

De cualquier forma, tendrás que ser tú mismo quien en primera persona valore la conveniencia o no de seleccionar a un terapeuta determinado. El vínculo paciente-psicólogo es de los más estrechos que pueden establecerse con profesionales sanitarios.

Piensa que en el psicólogo depositas toda tu confianza y compartes parcelas de tu vida de una gran intimidad, con lo que es fundamental que te sientas cómodo, escuchado, comprendido y valorado.

Esta sensación envolvente de comprensión y buen clima podrás percibirla mejor tras las primeras sesiones, aunque con el psicólogo puede pasarte como en otras relaciones, que notes el feeling o su ausencia desde prácticamente los primeros minutos.

Por propia experiencia he comprobado cómo algunos pacientes se mostraban relajados y auténticos desde el principio, y me daban un feedback explícito de haberse sentido cómodos tras esa primera media hora de sesión orientativa inicial.

Algunos directamente me han dicho eso de “Me he sentido muy a gusto. He tenido buen feeling contigo, creo que vas a poder ayudarme”

Claro, para un profesional no hay nada más gratificante que saber que ha podido crear un entorno terapéutico confortable y ajustado al paciente que tiene delante. Y entiendo perfectamente que para ti, como paciente, ese buen clima sea un criterio importante a considerar cuando tienes que elegir quién te va a ayudar.

Se han dedicado grandes esfuerzos e investigaciones a analizar cuáles son las variables principales que hacen que una terapia funcione o no. Y se han encontrado múltiples factores que influyen en la eficacia de la psicoterapia, como por ejemplo:

  • La adhesión al tratamiento, es decir, el grado de seguimiento que lleva a cabo el paciente con respecto a las orientaciones terapéuticas, pudiendo esto reflejarse en el compromiso con la continuidad y/o asistencia a las sesiones.
  • La motivación y esfuerzo en el proceso de recuperación del paciente.
  • La receptividad y flexibilidad del paciente a realizar cambios en su pensamiento y sus hábitos, etc.
  • La alianza terapéutica, es decir, la relación favorable entre paciente y terapeuta basada en la confianza, el respeto, el aprecio y el acuerdo en los objetivos y las tareas de la terapia.

Entre los componentes de esta última variable (alianza) encontramos precisamente el feeling del que estamos hablando hoy, esa conexión entre paciente y terapeuta que implica:

#1. Aceptación incondicional

El objetivo del terapeuta debe ser ofrecer recursos de ayuda teniendo en cuenta la individualidad y la esencia de la persona, sin redireccionarte hacia el modelo ideal de salud mental.

Esto quiere decir que el psicólogo va aceptarte de forma incondicional, independientemente de tus decisiones y tus condicionamientos, sin emitir valoraciones o prejuicios con respecto a lo que haces o dices.

Te propondrá modificaciones de conducta y pensamiento para disminuir el malestar significativo que te provocan, pero siempre desde el respeto y siguiendo el criterio clínico, nunca para que tus conductas y pensamientos encajen con un esquema social concreto.

#2. Escucha activa.

Cuando tienes feeling con el psicólogo, sientes que te escucha activamente, que la información que le das de ti le llega, le cala, y la integra.

Sentirte escuchado es indispensable, y desde luego va más allá de que oigan tus preocupaciones. La escucha activa es abrirse para decirte “estoy aquí, me importa lo que compartes conmigo, puedes expresarlo”.

#3. Comprensión y empatía

Otro componente para crear esa conexión es la empatía o capacidad de ponerse en el lugar del otro. El terapeuta no tiene por qué pensar como tú o estar de acuerdo con lo que manifiestas, pero sí debe entenderlo profundamente, tener la habilidad de comprender lo que tú puedes estar sintiendo.

La comprensión auténtica no implica aprobación.

#4. Adaptación al lenguaje del paciente.

La Psicología tiene que poder transmitirse a todo el mundo, independientemente de su nivel educativo, estrato social o trabajo que desempeñe.

Un psicólogo que quiere conectar contigo tratará de adaptarse a tu lenguaje en la medida de lo posible, asegurándose de que le entiendes. No tiene sentido que te explique tu problema con tantos tecnicismos que no te llegue nada del mensaje.

Una habilidad esencial del terapeuta es acoplarse al registro emocional y lingüístico de quien tiene delante, seleccionar ejemplos y  analogías que toquen la fibra emocional del paciente por identificación.

#5. Sinceridad

El psicólogo ha de transmitirte honestidad y autenticidad, sin crearte falsas esperanzas con respecto a una recuperación rápida si ha identificado indicadores de que la terapia puede alargarse.

Si lo viera conveniente, podrá derivarte a otro profesional especializado en un área concreta que él no domine, o explicarte cuándo y por qué tiene que hacer una consulta interdisciplinar.

Esto último puede darse por ejemplo cuando el psicólogo tiene que consultar con un psiquiatra algún aspecto relacionado con los psicofármacos que toma el paciente; o bien con un médico de atención primaria para interpretar una analítica y descartar causa orgánica (tiroides, anemia, etc.) en un problema emocional

#6. Lenguaje no verbal congruente

La sintonía con el paciente también se transmite a través del lenguaje no verbal (gestos de las manos, aseveraciones con la cabeza, contacto ocular, etc.). Esto puede ser un indicador que utilices para evaluar si sientes esa complicidad con tu terapeuta.

Si bien es cierto que el lenguaje de los gestos varía de unas personas a otras, y tiene que ver con cuestiones de personalidad, costumbres y cultura, el psicólogo ha de emplearlo como una herramienta para crear ese ambiente positivo de conexión con la persona a la que ofrece su ayuda.

¿Te sientes comprendido por tu psicólogo?

¿Crees que conectar con tu psicólogo es importante para que la terapia tenga éxito?

Déjame tu opinión en los comentarios, me interesa