¿Por qué te cuesta pedir ayuda?

Inicio/Desarrollo personal/¿Por qué te cuesta pedir ayuda?

¿Por qué te cuesta pedir ayuda?

Excusas para no pedir ayuda

“Déjame que yo sólo puedo”.Es la sentencia  del que sufre y no se deja ayudar. Así nos construimos una barrera entre nuestro dolor y los demás, volviendo una y otra vez sobre nuestros pasos, intentando de nuevo, por enésima vez, aplicar las mismas cosas que ya sabemos no son exitosas, manteniendo un estatus quo del que es muy difícil salir.

Detrás de esta resistencia a recibir ayuda, topamos con una serie de creencias irracionales como:

#1. «Nadie puede ayudarme».

Estás tan desesperanzado que realmente piensas que tu problema no tiene solución, y toda la ayuda que te ofrecen es sólo un catálogo de buenas intenciones que no te llevan a ningún sitio. Cuestionamiento que puedes hacerte: Todos los obstáculos pueden afrontarse en algún grado, no siempre puedes salvarlos, pero al menos podrás ladearlos o aceptarlos de la manera más sana.

Asegurar que nadie puede ayudarte es una afirmación demasiado general para poder ser demostrada, puesto que es imposible conocer en profundidad todos los recursos de auxilio de los que dispones. Haz la prueba, concédete esa oportunidad de intentar mejorar.

#2. «Si no lo vive, no puede comprenderme realmente».

Es otro de los parapetos con los que te encierras en ti mismo para retrasar la ayuda psicológica.  Detrás, la creencia irracional de que hace falta pasar por una experiencia concreta para poder entender a alguien que la está viviendo.

Cuestionamiento: Esto es erróneo, porque el único requisito para comprender lo que vive alguien es tener empatía (la capacidad de ponerse en el lugar del otro) y la escucha activa (deseo y habilidad para escuchar con atención, participando de lo que cuenta). Ambas cosas suelen pertenecer al grupo de habilidades sociales con las que cuentan los profesionales de la psicología.

#3. «Contar mis problemas es hacerlos más grandes».

Ingenua e insanamente a veces se piensa que, mientras no se habla de un problema, no existe. Se tiende a negar, evitar y posponer su afrontamiento, porque no se dispone de las fuerzas o de la motivación necesaria para hablar de lo que nos preocupa.

Cuestionamiento: Lo cierto es que cuanto más evitas una idea, más entra en tu mente de forma abrupta y persistente, es lo que se conoce como intención paradójica: “no quiero pensar en el color azul, y más pienso en este color, hasta convertirse en el único que observo”.

Tener una asignatura pendiente durante mucho tiempo, te demanda un gran esfuerzo, y acaba resultando doloroso, ya que al retrasar la confrontación del problema, lo dejas afianzarse en ti, le das más espacio para desarrollarse, aunque sea de manera latente.

#4. «Si otro tiene que ayudarme, es que soy débil o tonto».

Esta idea refleja la asociación irracional que se hace entre pedir ayuda con ser endeble o necio, presuponiendo que todos deberíamos saber absolutamente de todo y ser capaces de solventar completamente todas nuestras dificultades por nosotros mismos, como signo de fortaleza e inteligencia.

Cuestionamiento. Creer que uno siempre puede con todo y no necesita aprender nada de nadie más es un síntoma de arrogancia. Hace falta ser humilde para reconocer nuestras limitaciones, e inteligente para buscar una solución externa cuando uno no obtiene resultados con sus propios recursos.

Este vídeo es un guiño a quien se resiste a pedir la ayuda adecuada, demostrando cómo retrasar el momento de dejarse ayudar puede llegar a ser absurdo y provocarnos un malestar innecesario:

¿Quién es el débil, el que pide ayuda o el que no se deja ayudar?

¿Necesitas ayuda? ¿Te dejas ayudar?

Por | 2017-07-08T15:33:59+00:00 mayo 22nd, 2014|Desarrollo personal|2 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

2 Comentarios

  1. anamotrilg@gmail.com'

    Hola. Muy bonito post. Pero no entiendo muy bien el punto 3.

    Por ej, parece ser que si una persona siente desesperanza y por tanto se entristece, lo sano es no dejar que estos sentimientos le ocupen mucho tiempo porque le será más difícil salir de ese bucle, y estar ahí no le ayuda. Hasta ahí lo entiendo. Pero si, por lo que sea, esa persona no se siente entendida, aunque el otro lo intente, y esto hace que se sienta triste y desesperanzada, ¿qué hacer? Volver a expresárselo a la otra persona, varias veces, hace que ese otro le ignore. Se supone que te ignora para ayudarte a salir de ahí; para no dejar que entres en bucle. Mi pregunta es si eso no hace que se refuercen más esos sentimientos negativos, al ver que no los puedes expresar cuando todavía necesitas expresarlos.

    No sé si tiene sentido mi planteamiento. Me gustaría mucho tener una visión sobre esta cuestión. Muchas gracias por leerme.

    Un cordial saludo.

  2. verdad@gmail.com'
    otra perspectiva en - Responder

    Buen día. Faltaría agregar un punto, también algunas personas no les gusta recibir ayuda por qué la gente que ayuda crítica con comentarios «sino fuera por mi, no habría podido…» «yo lo ayudé, me debe», «sino fuera por mi, estaría muriendo de hambre…», «gracias a mi, es lo que», «sin mi no sería nada», «yo le salvé la vida…», «sino lo hubiera ayudado yo, esa persona no sería nada…». El análisis lo deja sólo del lado de quién no pide, ayuda. Y estas personas deciden no pedir ayuda, ya que medio o toda la vida esas personas que le ayudan, echan en cara qué les ayudaron, por ende terminan teniendo una actitud independiente.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva