¿Los optimistas tienen mejor salud?

Imagino que, en alguna ocasión, habrás soñado despierto con que te toque la lotería, como si eso te reservara un lugar privilegiado en la ciudad de la felicidad. No quiero quitarte tus sueños, pero sí quería contarte que:

El verdadero millonario no es el de los ceros en la cuenta,

sino el que tiene una poderosa cantidad de optimismo.

Como lo oyes, la nueva riqueza no se sustenta en el dinero ¿Cómo está tu cuenta corriente en cuanto a optimismo? Espero que repleta, porque son muchas las ventajas que eso tendría sobre tu salud.

Resulta que afrontar la vida de una manera positiva, enfatizando en la parte benévola de la historia pasada, presente y futura, hace que acabes desarrollando hábitos más saludables, que sufras menos enfermedades y que sientas mayor bienestar emocional.

Esto es lo que hallaron científicos de la Clínica Mayo (Minnesota, EE.UU.), tras realizar durante treinta años un estudio con más de ochocientos pacientes. Aquellos que tenían puntuaciones más altas en optimismo, eran los que manifestaban una mejor salud y una mayor longevidad.

Además, encontraron que los optimistas eran los que mejor afrontaban el estrés y menor índice de depresión mostraban.

Cuando sientes esperanza y sabes valorar el lado amable de las cosas, adoptas un estilo de vida en el que el autocuidado, el autorrespeto y la autoestima están muy presentes, y como no podía ser de otra manera, cuando te cuidas, obtienes resultados muy ventajosos.

Luis Rojas Marcos, profesor de psiquiatría de la Universidad de Nueva York, afirmaba en el 2014 en una entrevista que “el optimismo o la tendencia a enfocar la vida a través de una lente que acentúa los aspectos favorables es un excelente protector de nuestra salud en el más amplio sentido de la palabra”.

Para este autor, la salud no sería la ausencia de la enfermedad, sino más bien un estado de bienestar bio-psico-social. Es decir, que cuando eres optimista, es más fácil que estés sano, ya que tiendes a mantener una actitud proactiva y resolutiva ante las dificultades, y buscar apoyo social, si es necesario.

Ya no se puede negar la evidencia. Cada vez son más las investigaciones que arrojan una relación significativa entre optimismo y salud. Veamos algunas de ellas:

Corazón más fuerte

Si sonríes, parece ser que este órgano vital te lo agradece.
Según un artículo de 2012 en Psychological Bulletin, quienes gozan de mayor bienestar psicológico (en el que se incluye el optimismo), tienen una mejor salud cardiovascular. Este hallazgo podría complementarse con el que se hizo en el 2013 en la Harvard School of Public Health, donde se encontró que los participantes de mediana edad más optimistas, tenían mayores niveles de colesterol bueno y menores de triglicéridos.

Menor deterioro físico

Si aprendes a imprimir positividad a tu vida, la vida te lo recompensa cuando envejeces.
Otro estudio publicado en la revista Canadian Medical Association Journal, demostró cómo quienes disfrutan de la vida, se mantienen en mejor forma física que sus coetáneos.

Andrew Steptoe, director de la investigación, comprobó que aquellas personas que se consideraban más felices, mostraban un deterioro físico y neurológico menor, de hecho al envejecer eran mucho más autónomas en el desempeño de sus actividades cotidianas que las pesimistas de su misma edad.

Mejor sistema inmunológico

Si eliges la lente positiva para enfocar tus vivencias, tus fortalezas no serán solo psicológicas sino físicas también.

Así se reflejó en un trabajo realizado con 124 estudiantes de Derecho durante el primer año de su carrera. Aquellos con mayores puntuaciones en pensamiento positivo, mostraban mejor respuesta inmune ante posibles amenazas de enfermedad. Contrariamente, los que se manifestaban más fatalistas y pesimistas, eran más propensos a contraer gripe.

Mejor recuperación ante enfermedades.

Si eres optimista y te detectan una enfermedad, tu pronóstico y evolución será mucho más favorable, que si vives con angustia y desesperanza el diagnóstico.

Algunos estudios que lo avalan:
Se observó la respuesta a la quimioterapia de 161 mujeres con cáncer de mama en Noruega, y se descubrió que las que eran optimistas evolucionaron mucho mejor que aquellas que reaccionaron a la enfermedad de manera más negativa y desesperanzadora.

En Estados Unidos, la Universidad de Miami hizo un seguimiento durante dos años a 177 pacientes portadores del virus del VIH, concluyendo que los optimistas tenían menos depresiones, conductas más proactivas frente al tratamiento y la evolución de su enfermedad era más favorable.

Todo nos lleva a tomar conciencia de algo que puede ser relativamente simple, a la vez que tremendamente revolucionario:

Y esa puerta, que no es otra que el optimismo, es algo que puede aprenderse y ejercitarse, si bien hay personas que nacen con cierta predisposición a adoptarla.

No te escudes en que llevas mucho tiempo en el equipo de los pesimistas. Está bien, las tendencias son solo eso, inclinaciones hacia algo, pero no nos determinan.

Tienes margen de maniobra para poder revertir tu foco de pensamiento

y empezar a entrenarte en la interpretación positiva de las circunstancias.

No lo veas como algo utópico, puedes hacerlo (¡vaya se me notó mi lado optimista!) No tienes que verlo todo de color de rosa y negar los grises, más bien es decantarte por la posibilidad de que las cosas mejoren o sean favorables.

Tu salud te lo agradecerá.

Finalizamos con un vídeo “Somos optimistas por naturaleza” del programa Redes:

¿Eres un optimista con buena salud?
¿Crees que tu pesimismo puede estar deteriorando tu salud?

Por | 2017-07-08T15:33:40+00:00 julio 19th, 2016|Psicología|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: