Navidad sin estrés

Hoy sales a la calle y se respira la Navidad. Cada quien asocia esta época con unos rituales concretos, una rutina diferente o unas emociones particulares, etc.

El mensaje que nos envuelve es de paz, ilusión y armonía familiar. A estas alturas, de alguna manera u otra, ya lo habrás captado o te lo habrán hecho llegar, ¿verdad?

La realidad es que estas fechas también traen consigo cierto ritmo vertiginoso a la hora de lidiar con la gran cantidad de eventos, actividades, compras, encargos, etc. que te demandan mucha organización, energía y tiempo.

Es entonces cuando la paz y tranquilidad que prometían estas fechas den paso a la ansiedad derivada del ajetreo de las compras, los preparativos de las cenas familiares y de empresa, la tensión emocional de tener que relacionarte forzadamente con quien no te apetece, etc.

La clave está en la interpretación que le des a esta festividad. Si lo vives como una prueba, un casting o un examen en el que todo tiene que salir a la perfección, lo más probable es que el estrés se apodere de ti, y te impida disfrutar completamente de lo que estás viviendo.

Si eres especialmente autoexigente o padeces el síndrome del perfeccionismo, puedes ver en la Navidad un maratón de cosas pendientes y el reto extenuante de hacer los regalos perfectos, la cena perfecta, la decoración ideal y por supuesto todo con la sonrisa idónea.

Cuidado con verte envuelto en una dinámica que no sea la tuya. Es importante que consigas un equilibrio entre lo que demanda el ambiente y lo que tú quieres realmente. Recuerda que:

Veamos algunos tips para mantener a raya el estrés en Navidad:

#1. Organización.

Cada uno tiene su particulares circunstancias, habrá quien incluso tenga que trabajar los días festivos de Navidad, y a quien no le quede otra que comprar los regalos el mismo día 24 o la noche de Reyes.

Si bien es inevitable que en estas fechas coincidas con la gran masa en compras y eventos, seguro que puedes, previa organización y planificación, buscar alternativas para ir a un ritmo más tranquilo.

Contempla la opción de hacer algunas de tus compras por internet, intercala estos momentos con otros de ocio (aprovecha para comer con algún amigo el día que vas a por los regalos por ejemplo), haz una lista anticipada de lo que quieres comprar y dónde para optimizar tu tiempo, etc.

#2. Delega y pide ayuda.

Si eres de los llamados “controladores”, en estas fechas puedes llevar especialmente mal el hecho de que algunas tareas se escapen a tu control, porque no des más abasto y no puedas encargarte de todo.

En lugar de vivirlo como algo frustrante, intenta enfocarlo como una oportunidad de que otros participen más de lo que normalmente acostumbran a hacer. Así que deja que tu pareja, tus hijos, tus hermanos, tus compañeros de trabajo, tus amigos, etc. se encarguen este año de algo más que lo que habitualmente hacían

No te sobrecargues con tareas que otros pueden llevar a cabo. Sí, lo harán a su manera, quizá no con la misma eficacia que esperas, ¿y qué? Permítete, para variar, delegar en los demás, pedirles ayuda, hacerles más partícipes, etc. Todo esto a su vez hará que aflojes el ritmo.

#3. Incorpora el descanso a tu lista.

Está bien que te ilusiones organizando, asistiendo a reuniones familiares o de empresa, y participando de los múltiples eventos que se ofertan en estas fechas, pero nada de esto tiene sentido si te olvidas de ti, de restituir tu energía, de buscar momentos de descanso mental, de rescatar paréntesis para recargar tu energía física y psicológica.

Seguro que en medio de todas las campanillas, panderetas y villancicos puedes encontrar un momento para desconectar mentalmente del último ajetreo asociado a esta época del año.

Es tiempo de estar en familia y entre amigos, pero eso es totalmente compatible con poder reservarse un momento de soledad escogida para tu tranquilidad y descanso.

#4. En estas fechas también puedes decir “no”.

¿Realmente quieres hacer todas las cosas a las que estás diciendo sí? ¿Te sientes obligado o coaccionado a visitar a determinadas personas o a llevar a cabo actividades que en el fondo no te apetecen o no te aportan nada? ¿Tu agenda es la que verdaderamente habrías diseñado tú para estos días?

Estás a tiempo de plantearte qué quieres hacer, a quién quieres ver, cómo quieres relacionarte y cuánto. Tal vez tengas que negociar con tu pareja o con tu familia, es normal, pero es importante que también sepas que no tienes que decir “sí “a todo.

Hablamos de la asertividad, la capacidad de expresar nuestras opiniones y derechos sin sentirnos culpables. Y esto es totalmente compatible con estar atento a las necesidades de los demás, siempre y cuando no entren en conflicto con las tuyas.

#5. Disfruta de la imperfección.

Sí, ya sé, estarás pensando que es normal desear que las cosas salgan redondas estos días, y poner todo el corazón y energía para que así sea. Tienes toda la razón, suena más que bien, es un objetivo deseable.

Pero una cosa es preferir que las cosas salgan bien y todos se encuentren a gusto, y otra muy distinta necesitar que todo salga perfecto. Preferir versus necesitar, es la diferencia que puede conducir al agobio cuando surgen imprevistos y lo que entendías como la Navidad ideal no sucede tal cual lo concebías en tu cabeza.

Permítete que la decoración, los regalos, las cenas y la organización no salgan de 10, disfruta de los grados intermedios. Las cosas no son o maravillosas o un desastre, intenta ver los matices y disfrutar de ellos, eso te permitirá diseñar en tu mente más de una sola Navidad.

¡Haz que tu Navidad sea feliz!

¿Vives con estrés la Navidad?
¿Qué haces para pasar la Navidad sin estrés ni agobios?

Artículos relacionados:

Me gusta:

Por | 2017-07-08T15:33:43+00:00 diciembre 22nd, 2015|Psicología|Sin comentarios

Share This Story, Choose Your Platform!

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: