Navidad con positividad

Podría parecer que es innecesario ser positivo en Navidad, puesto que este periodo implica alegría, fiesta, ilusión, armonía familiar, risas, etc.; pero lo cierto es que esta época acaba siendo lo que uno quiere que sea, y no son pocas las personas que lo pasan mal en estos días.

Para alguno, no sé si será tu caso o el de alguien cercano que conozcas, la Navidad es una nube negra disfrazada de blanco, un recordatorio cruel de quien ha perdido, una angustia ante las cenas familiares a las que se ve obligado a acudir y un masivo reclamo consumista en el que se ve envuelto y que le asfixia.

Por todo ello, no está de más preparar un pequeño Kit de primeros auxilios navideños para atravesar estas semanas con positividad.

No es obligatorio que seas un apasionado de estas fiestas, ni que irradies más felicidad que nunca, pero tal vez puede ser un buen objetivo que puedas mantener tu estabilidad emocional en estas semanas, ¿qué te parece?

Y es que no es tan extraño que, según entran los villancicos y las panderetas, te invada un sentimiento de melancolía, nostalgia y tristeza.

Tu estado de ánimo puede verse más fácilmente alterado en estas fechas, si te dejas arrastrar por ello y no haces nada al respecto.

Veamos qué puedes hacer para enfocarte en positivo durante estos días:

 

#1. Diseña con libertad tu propia Navidad.

La gente decora el árbol, va a la puerta del Sol, compra lotería y se atiborra a turrón, pues fenomenal, libre elección para cada uno. Tú elige qué es lo quieres hacer en realidad.

¿Por qué no pruebas este año a darte la oportunidad de celebrar la Navidad cómo quieras?

¿Por qué no escoges de todas las costumbres, rituales y festejos aquellos con los que te sientas más afín e identificado?

¿Por qué no te concedes el derecho a vivirla sin la presión del qué dirán o la necesidad de aprobación constante para variar?

Cierra los ojos durante unos minutos, relájate. Imagina que pudieras diseñar estas semanas a tu gusto y criterio, elige un par de actividades que realmente te apetezca hacer. Ahora, piensa en alguien que pueda estar deseando lo mismo y pídeselo.

#2. La realidad: ninguna familia es perfecta.

Quizá lo que puede traerte por la calle de la amargura sea imaginarte escuchando, como los años pasados por estas fechas, los comentarios que no soportas de ese familiar que te agobia, te tensa, te molesta o incluso te ofende.

La cuestión está en que no hagas de esto un motivo suficiente para evitar o boicotear las cenas familiares que, con seguridad, pueden ofrecerte algo más que  esos momentos de incomodidad, situaciones que, por otra parte ,acaban apareciendo en todas las familias.

Intenta hacer un ejercicio de enfoque. Imagina que pudieras llevar a estas celebraciones dos botones, uno que al apretarlo te permitiera ignorar y otro que te facilitara el prestar atención y escucha activa.

Ignora todo aquello que resta o no te aporta, simplemente deja que resbale como las gotas de lluvia detrás del cristal.

Y por el contrario, focaliza toda tu atención en todo aquello que te suma, que te anima, que te hace reñir, que te motiva, etc.

 

#3. Balance positivo

Mirar atrás para coger información que poder utilizar en el futuro; para poder ser más consciente de las cosas que has logrado y a las que aún no has dado apenas importancia.

Poder sentirte afortunado por las experiencias vividas que sólo este año te ha ofrecido la vida.

Poder estar satisfecho con las personas nuevas que han aparecido en estos 12 meses y que te han despertado gran cantidad de emociones positivas.

Sí, no dejes que estas fechas sólo reflejen las ausencias o acentúen las pérdidas en distintos ámbitos. Es un buen momento también para hacer tu recopilatorio de imágenes que, a modo de vídeo motivacional, pueden acompañarte.

Deja que cada mes te deje una asociación positiva “lo bueno de Enero fue…”, “una de las mejores cosas de Febrero sin lugar a dudas fue…”, lo que hizo a Marzo especial para mí fue…”

#4. La Navidad de las pequeñas cosas.

Quizá se te haya pasado por alto la gran cantidad de pequeños detalles que también te ofrecen estas fechas y que es menos probable o inviable que se den en otros momentos.

No tienen que ser cosas materiales necesariamente, aunque también algunos objetos físicos pueden hacerte experimentar con los olores, sabores, texturas, sonidos, colores, etc., transportándote a otras navidades pasadas que recuerdas con cariño, o a sensaciones que tenías adormiladas y que vuelven a despertarse.

Disfruta de esas pequeñas cosas, tantas y posibles como personas somos:

  • buscar regalos, envolverlos, los dulces navideños, enviar tus felicitaciones,
  • decorar el árbol con los niños, el olor a leña y el calor de la chimenea,
  • las luces del centro de tu ciudad,
  • el brindis y esa conversación con un amigo,
  • ese chocolate con churros que te acerca a quien hacía tiempo que no veías,
  • ese abrazo y esas caritas de ilusión y de sorpresa, etc.

 

#5. Saca el estrés de estas fechas

¿No te parece que ya tienes suficiente estrés con las rutinas cotidianas del resto del año? ¿No crees que este tiempo podría ser un buen paréntesis para aflojar el ritmo?

Si tu respuesta es afirmativa, entonces entenderás por qué voy a proponerte que dejes el estrés en casa.

Mejor unas Navidades auténticas y tranquilas que unas Navidades “perfectas” y asfixiantes. Si no te da tiempo a hacerlo todo de 10, pues acéptalo.

¿Qué es lo peor que puede pasar si esa cena no sale tan perfecta como el diseño que tienes en tu cabeza? ¿Por qué sería tan terrible no encontrar el regalo que buscas y acabar adquiriendo otro similar?

Mejor disfrutar de una actividad con todos los sentidos que asistir a 10 eventos con aglomeraciones, empujones, tensiones y distracciones.

Elige qué quieres hacer exactamente y evita en la medida de lo posible sentirte una oveja más del rebaño, sin sentir, experimentar o disfrutar.

 

¿Qué es para ti una Navidad con positividad?

¿Es la Navidad para ti una época positiva? ¿Por qué?

Por | 2018-11-04T18:46:31+00:00 diciembre 26th, 2018|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: