Mi pareja tiene depresión, ¿qué puedo hacer?

La mitad de los pacientes con depresión que acuden a mi consulta por primera vez vienen acompañados de un familiar, generalmente la pareja (cuando la tienen). De hecho, en  bastantes ocasiones es la pareja quien contacta y  pide la cita. Además, suele prestarse a colaborar activamente en la terapia en todo lo posible.

Y es que convivir con alguien que padece depresión es muy duro y frustrante en el sentido de que no sabes cómo ayudar a quien amas.

La depresión es un trastorno que disminuye significativamente la capacidad de disfrutar con aquellas actividades y relaciones que antes resultaban gratificantes, por lo que no es inusual que la vida en pareja se vea notablemente afectada.

Por otro lado, si la relación de pareja estaba en crisis previamente, cuando uno de los dos se deprime, el conflicto se ve aumentado con creces.

Y al contrario, si la relación era positiva, la pareja se convierte en un punto de apoyo básico para la persona deprimida, porque cuando el ánimo decae, la comunicación y el cariño del vínculo se hacen más necesarios que nunca.

¿Tu pareja está deprimid@?

¿Cómo afecta esto a vuestra relación?

Seguramente si la persona con la que compartes tu vida está atravesando un episodio depresivo, ya habrás notado que se ha vuelto mucho más cerrada, poco comunicativa, irritable, apática, negativa, descuidada en su aspecto, etc.

Otra área que sale dañada es la sexualidad. Cuando se presenta una depresión de carácter leve disminuye el deseo sexual y la capacidad de satisfacción; en los casos más graves, lo normal es que se muestre una inapetencia total o incluso anorgasmia (dificultad para llegar al orgasmo)

 Y con tal cóctel, ¡cómo no iba a salir perjudicada en algún grado vuestra relación! Lógico y normal. Piensa que cuando uno está deprimido tiende a aislarse y a descargar su frustración sobre el que tiene más cerca y en quien más confía: la pareja.

Algunas recomendaciones que pueden ser de utilidad para afrontar esta enfermedad de tu pareja son:

#1. No personalices, la explicación está en su trastorno.

Es inevitable que en algún momento te preguntes “¿qué he hecho yo para que me trate así?” o pienses “ya no me quiere”, “ya no le gusto como antes”.

 Es comprensible, has notado grandes cambios y encuentras que tu pareja está distante, no se interesa por tus cosas, no te escucha, no tiene ganas de tener sexo, etc.

Sin embargo, es importante que entiendas que si tu pareja padece depresión, todas esas conductas, aunque desagradables, son manifestaciones de la enfermedad.

No te castigues personalizando en ti la causa, viviendo como agravios lo que en realidad son síntomas depresivos que se exteriorizan en los vínculos más significativos del paciente, como por ejemplo la pareja.

#2. Tu ayuda es limitada.

No puedes ser el psicoterapeuta de tu pareja, no te extralimites. Aunque tuvieses formación en psicología, no es adecuado ni recomendable que intentes hacer psicoterapia con tu pareja, del mismo modo que un médico opta por no operar a sus familiares.

Esto no quiere decir que no puedas ayudar a tu pareja y ofrecerle apoyo, por supuesto que sí, tu función es muy importante en su proceso de recuperación.

Lo que no es recomendable es que le hagas un seguimiento las 24 horas, le preguntes constantemente cómo se encuentra, o pienses que con tu amor debería ser suficiente para que saliera de la depresión.

Puedes acompañarle en este proceso, animarle a buscar ayuda profesional y colaborar en las terapias que lleve a cabo, pero no puedes recorrer el camino por él/ ella.

#3. Tu pareja no es así, se comporta así porque está deprimido.

Cuando tu pareja lleva meses, o incluso años, sufriendo depresión o trastornos del estado del ánimo es difícil tolerar ciertos aspectos de la convivencia que se ven gravemente deteriorados.

Puedes llegar a confundir a la persona con la enfermedad, creyendo que ha cambiado su carácter o que se ha vuelto un completo egocéntric@.

La realidad es que lo que tu pareja está manifestando es parte de un problema que, afortunadamente, no le define por completo.

Algo que puede ayudarte a ver la diferencia es intentar valorar los avances, por pequeños que sean, cuando los psicofármacos y/o la psicoterapia empiecen a dar resultados.

Además, es conveniente que hables con un psicólogo o psiquiatra que te explique los cambios que se producen a nivel químico, biológico, emocional y conductual en una persona con depresión.

#4. No te olvides de seguir viviendo.

Sí, tu pareja tiene depresión y os ha cambiado la vida, probablemente ya no salgáis tanto, ni quedéis tanto con amigos, y puede que él/ella boicotee muchos de vuestros planes de ocio por sus quejas, negativismo, apatía y tristeza.

Cuando vaya recuperándose, irá gradualmente incorporándose de nuevo a la vida social y a las salidas, pero mientras tu vida continúa.

Tú no tienes depresión, tú puedes salir, quedar con amigos, disfrutar de actividades gratificantes, relaciones y aficiones.  No te sientas culpable.

Apoyar a tu pareja es absolutamente compatible con que tú sigas cuidando esos espacios que te hacen feliz. No puedes olvidarte de ti; si lo haces, el resultado será: dos deprimidos en vez de uno, dos personas que difícilmente podrán ayudarse mutuamente a salir del pozo.

Tú eres el máximo responsable de tu bienestar. Dedica algún tiempo cada día a hacer algo que te guste. Tener al lado a una persona deprimida desgasta mucho, por lo que es importante recordar que tú no tienes depresión.

A continuación, un vídeo con tips para ayudar a tu pareja cuando sufre depresión:

¿Tu pareja está deprimido?

¿Cómo te está afectando la depresión de tu pareja?

Por | 2017-08-08T22:18:53+00:00 julio 21st, 2015|Pareja|2 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

2 Comentarios

  1. ceroblade@hotmail.com'

    para todo aquel que este pasando algún problema les dejo este blog http://www.quierocreer.org/

  2. moh_mx@yahoo.com'
    Michel en - Responder

    Yo ya me cansé de su depresión. Cometí todos los errores, y ya no le amo, no puedo, ni quiero estar más a su lado, antes de su crisis de depresión la engañé y mi amante murió. Aunque desde antes y parecía que tenía algo, me insultaba, me gritaba, se enojaba de todo, nada le parecía, me humilló y varias veces me golpeó. Ella odiaba el momento de ir a trabajar, lloraba incluso, sospeché que algo no estaba bien, y decidí ayudarle con cariño, le apoyé a que realizara algunos sueños, y nada mejoró, al contrario. Por ello yo necesitaba un desahogo y me enamoré de otra persona. Ahora ella cayó en una crisis peor, no se levanta de la cama, yo estoy en medio de mi tesis de posgrado. Ya no la amo, me siento obligada a permanecer porque amenaza con suicidarse. Y esto me ha quitado todo el tiempo que podría dedicar a mi investigación. Sencillamente siento que la odio.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com