La pareja perfecta: buscando lo imposible

La condena de buscar a la pareja ideal

“¿Por qué tengo que escoger a una sola persona como pareja, si puedo tener lo bueno de dos o de tres a la vez?”-me preguntaba un paciente durante una sesión

“Efectivamente, no tienes por qué elegir sólo a una. Puedes tener tantos trozos de personas como desees, y es eso lo que tendrás: pequeños trozos de personas. ¿Qué buscas en realidad?– le contesté.

Lo cierto es que detrás de esa pregunta que me trasladaba se escondía una necesidad por encontrar a la pareja perfecta que, por definición, era la que agrupaba las mejores cualidades sin atisbo de defectos por supuesto.

¿Esto es real? ¿Es viable? ¿Es productivo y saludable orientar tu vida hacia la búsqueda de un ser perfecto para que compense tus frustraciones o lo que no has logrado por ti mismo?

La idea de que hay alguien ahí esperándote, diseñado a la perfección por y para ti, con quien no tienes que negociar ni frustrarte, porque cumple todas tus expectativas, satisfaciendo cada una de tus necesidades, es irracional e insana.

Esta creencia de la pareja perfecta hará que vivas relaciones en las que el otro tendrá que pensar y comportarse como esperas, y si no lo hace, lo interpretarás como que no te quiere o es que ya no es tan perfecto.

Seguro que intuyes que con este planteamiento, más allá de los primeros meses de enamoramiento en los que los defectos del otro se minimizan, la probabilidad de sentirte constantemente frustrado y decepcionado es más que significativa, si además el otro se muestra tal cual es.

Y si cuando vas encontrando esos defectos, consustanciales y normales a todo el género humano, la interpretación que haces de ese hallazgo es “vaya me equivoqué, esta no es mi pareja perfecta. La dejaré. Tiene que haber alguien mejor, sin estos defectos”, lo más probable es que tengas que hacer la misma operación cada cierto tiempo con regularidad con cualquier otra que escojas.

¿Sabes por qué? Porque siempre hay alguien que puede ser mejor que otro en algún aspecto de su vida. Siempre, todo depende de cuál sea el rasgo, comportamiento o cualidad que observes en ese momento.

¿Sabes lo que ocurre cuando quieres coger muchas cosas con las dos manos para asegurarte de tener todo lo que necesitas (o lo importante)? Sí, suele pasar: se te empiezan a caer unas cuantas cosas, o incluso todas, y tienes que empezar de nuevo a recogerlas.

Escucha atentamente este relato oriental “En busca de la mujer perfecta” del que quizá puedas obtener algún aprendizaje:

Nasrudin conversaba con un amigo:

– Entonces, ¿Nunca pensaste en casarte?

– Sí pensé -respondió Nasrudin. En mi juventud, resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco, y conocí una mujer muy espiritual y linda, pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.
Continué viajando, y fui a Isfahan; allí encontré unamujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita.
Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa y conocedora de la realidad material.

– ¿Y por qué no te casaste con ella?

– ¡Ah, amigo mío…! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto.

Este cuento ejemplifica muy bien esa búsqueda llena de ansiedad e insatisfacción permanente en la que puedes verte inmerso en algún momento de tu vida, si vives constantemente con el esquema mental de: ¿Y si hubiera algo mejor? ¿Y si existiera otra persona mejor para mí esperándome?

Esto no significa que tengas que conformarte con cualquier tipo de vínculo, o que no tengas derecho a buscar a alguien con quien compartir tu vida que sea afín, atractivo y admirable.

Por supuesto que sí, no hace falta irse al extremo contrario en el que, por miedo a no encontrar nada que se ajuste más a tus valores y preferencias, decides que no merece la pena ni salir al encuentro.

La idealización de la pareja en una primera etapa es importante, ha de existir para que te sientas atraído. Para enamorarte de alguien, has de idealizarlo primeramente, magnificar sus cualidades, hasta aquí es normal.

Sin embargo, esta idealización tiene que concluir a medida que avanza y madura la relación, para que conozcas realmente a tu pareja, con sus fortalezas y debilidades.

Este relato más bien señala esa ansia patológica por querer siempre rizar el rizo, y hacer de la búsqueda de la perfección un fin en sí mismo.

¿Te imaginas el resultado global que generaría el hecho de que millones de individuos se esclavizaran a esta idea que asocia bienestar con perfección?

Si esta creencia la extendemos al ámbito de las relaciones interpersonales en general, ¿crees realmente que es posible tener un amigo?

Ir por el mundo con imágenes idealizadas de cómo deberían ser los otros, es un paradigma vital frustrante, rígido y pobre, pues no te deja ver la verdadera esencia del otro y te priva de tener relaciones auténticas e imperfectas.

Si todos somos imperfectos, ¿qué narices hacemos buscando a gente perfecta?

Finalizamos con un vídeo del Seminario Código del Amor del Instituto del Optimismo acerca de la búsqueda de la pareja perfecta:

¿Eres de los que buscan la pareja perfecta?
¿Te has sentido frustrado con frecuencia en tus relaciones de pareja?

Por | 2017-07-08T15:33:51+00:00 abril 24th, 2015|Cuentos y frases célebres|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva