La menopausia y sus efectos psicológicos

En el artículo de hoy, nuestra autora invitada Malenachill, pone sobre la mesa un tema que puede estar afectando a un porcentaje de las mujeres de entre 45-55 años: los efectos desestabilizadores a nivel psicológico, que la pre-menopausia y la menopausia pueden sembrar a su paso.

Aun sabiendo que es temporal, la mujer que lo padece no encuentra consuelo en esto, pues en el fondo está deseando hallar alguna herramienta que amortigüe su paso por este ciclo vital.

Veamos el testimonio, claro y contundente, de las molestias psicológicas asociadas a esta etapa:

 

ESA PESADILLA LLAMADA SÍNDROME DE LA PRE MENOPAUSIA…

Lo veo venir, más que nada, lo siento venir, ocurre todos los meses más o menos una semana antes de la menstruación.

Es como la transformación de “Hulk”, solo me falta ponerme de color verde.

Hinchazón de tripa tipo globo, vamos que si me ponen un cuerda, me elevo por los aires.

Molestias físicas por doquier

Y lo peor…, transformación de carácter y humor, hasta llegar a convertirme en la niña de “El Exorcista”, a falta de que me dé vueltas la cabeza, aunque algún día me ocurrirá y lo de expulsar la pasta verde por la boca también.

Todo me molesta, me altera y me hace llorar.

Son dos o tres días de auténtica pesadilla, sobre todo para quien me aguanta.

Intento controlarlo, respirar hondo, pensar, esto no tiene que pasarme, no tiene que poder conmigo, pero nada.

La palabra, la actitud o la contestación a la que normalmente no presto atención, se convierte en un ataque exclusivo contra mí y me hace sentir la mujer más incomprendida y desdichada del mundo.

Es como si mi sensibilidad y todos mis defectos se multiplicaran por diez.

Al principio, no le daba importancia y pensaba que era una mala racha en un momento determinado, pero pasados varios meses con los mismos síntomas en el mismo período, justo una semana antes de la menstruación, me hizo pensar que algo diferente pasaba.

Lo consulté a mi ginecóloga y me dijo que todo apuntaba a que eran síntomas de la pre-menopausia, que no me preocupara y que se me iría controlando periódicamente.

Antes de que mi pareja me deje, mi hijo se vaya de casa, me quede sin trabajo y nadie quiera acercárseme, a mí me gustaría saber ¿hay algún método para controlar estos síntomas, sobre todo a nivel psicológico?

Aquí he intentado tratar este tema con ironía con el fin de buscarle el lado positivo, o gracioso, si es que lo tiene, pero en verdad, es algo que me preocupa mucho, sobre todo porque tengo entendido que la menopausia dura años ¿no?

¡Horror si no me aguanto ni yo misma, cuando estoy así!

Hoy estoy bien y vuelvo a sonreír, pero….. ¿cómo supero la próxima transformación?

Un saludo para todos.

Malenachill

Afortunadamente, hay respuesta a tus preguntas, y no tienes simplemente que resignarte a “sufrir” estos síntomas, sino más bien trabajar para redefinirlos, es decir, darles un nuevo significado hasta encajarlos de una manera más positiva y benévola en tu vida.

#1. Comprende lo que le está ocurriendo a tu cuerpo y a tu mente en la menopausia (o pre-menopausia):

La menopausia no es una enfermedad, sino una fase natural en la vida de toda mujer, que suele comenzar en torno a los 45 años y significa el cese permanente de la menstruación

A pesar de que no es algo patológico, en algunas mujeres la falta de estrógenos causa molestias físicas (sofocos, sudoraciones y mareos) y psicológicas significativas.

Durante la menopausia, el estado de ánimo oscila mucho, puedes sentir que estás más susceptible y más irritable, te afectan los ruidos, incluso las palabras bienintencionadas de otros, etc.

Además, el miedo a perder el control de tu humor o sentir sofocos en público, te puede generar ansiedad y problemas de insomnio.

Es un proceso que puede desesperarte por la gran cantidad de cambios concentrados: falta de deseo sexual y lubricación, falta de concentración, de paciencia, de sueño, etc.

Continuar con las obligaciones cotidianas cuando se están empezando a producir tantos cambios a nivel hormonal, puede resultarte muy estresante, a la vez que sentirte deprimida.

#2. Observa y cuestiona tus pensamientos negativos.

Cuando te notes de mal humor, cuando sientas que no puedes más o que todo te molesta, posterga el hablar con otras personas en ese momento. Aprovecha para escribir lo que estás pensando tal cual.

Lee y analiza lo que has reflejado en ese escrito. Observa si algo de lo que has volcado, puede estar distorsionando la realidad.

¿Utilizas mucho palabras absolutistas como “nadie, todos, siempre, nunca, jamás”?, ¿estás personalizando algo que te han dicho, que podría explicarse teniendo en cuenta otras variables?

Déjalo unos minutos u horas, y vuelve a ello cuando haya bajado en algún grado tu ansiedad o irritabilidad. Intenta valorar el cambio, ¿cómo lo ves ahora?. Redefine la situación.

#3. Cambia el significado de la menopausia.

Sí, has leído bien. No tienes que contarte que es la mejor etapa de tu vida y negar que a veces te sientes mal física y anímicamente. No se trata de que te autoengañes ni sobreactúes, de hecho es bueno que seas honesta con tus emociones.

  • Identifica tus emociones negativas y permítete tenerlas, no pretendas eliminarlas, y mucho menos reprimirlas. Solo gestiónalas, es decir, busca el vehículo apropiado para canalizarlas. Por ejemplo, enfado o ira, escribe lo que te pasa (sin tener que descargar en otros) o haz ejercicio físico para liberar tensión.
  • Registra de forma consciente las emociones positivas que estás viviendo. Busca activamente las ventajas y oportunidades que te ofrece esta etapa en tu vida: mayor seguridad en lo que quieres, mayor desinhibición sexual al no preocuparte por posibles embarazos, distensión porque te libraste o estás más cerca de liberarte  de las típicas molestias inherentes al ciclo menstrual, etc.

Si sola no puedes, o te sientes incomprendida por tu entorno, busca ayuda psicológica, la terapia cognitivo conductual no va a eliminar tus molestias menopáusicas, pero sí te ofrecerá herramientas para afrontarlas de manera más sana.

“Ahora me toca a mí”, podría ser un buen objetivo para esta etapa vital en la que los hijos ya van siendo mayores, y tú ya sabes lo que te hace verdaderamente feliz.

¿Cómo llevas tu pre-menopausia o menopausia?

¿Cómo afrontas tu irritabilidad y susceptibilidad?

Por | 2017-07-08T15:33:31+00:00 enero 22nd, 2017|Psicología|5 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

5 Comentarios

  1. malenalgete@hotmail.com'
    Malenachill 25 enero, 2017 en 11:04 am - Responder

    Hola. Gracias por publicar el artículo y gracias por las pautas que nos das. La verdad que al menos para mí, los cambios de humor son muy difíciles de controlar. Además es curioso porque a veces pienso en mis reacciones y digo ¿pero soy yo la que ha dicho eso o la que se ha enfadado por lo otro…? Es como un bipolarismo que nunca me había ocurrido antes. Lo que peor llevo de esta etapa es eso, los cambios de humor y mi vientre que no para de hincharse ¡por Dios!!! Gracias una vez más Patricia. Un abrazote.

  2. Patricia Córdoba 25 enero, 2017 en 1:50 pm - Responder

    Gracias a ti por sacar un tema tan importante en la vida de muchas mujeres. Me están escribiendo por privado algunas de ellas, justamente señalando lo que les afecta todo sobremanera.

    Cuando el enfado empiece a explotar, una retirada (incluso física) ayuda a rebajar ansiedad y activación fisiológica y volvemos a tener pensamientos más racionales. El “lo siento, he reaccionado de forma desproporcionada” también ayuda, no pasa nada por retractarse a tiempo.

    Mucha fuerza y adelante!

  3. malenalgete@hotmail.com'
    Malenachill 30 enero, 2017 en 2:23 pm - Responder

    Muchas gracias Patricia, ahora ¡a luchar por controlar todo esto! Un abrazo.

  4. p_cstrovasquez@hotmail.es'
    Patricia 23 marzo, 2017 en 3:01 pm - Responder

    Saludos, la verdad esto de la menopausia a mi me está poniendo muy mal, me pasa cosas que no sentía, mucha ansiedad vertigos al levantarme o al cmbiar de posición en mi cama depesión mal humor, irritabilidad, me molestan los ruidos, creo que necesito terapa, recién mañana voy donde la ginecóloga, para ver que me receta porque he ido a medicina general pero solo me dicen que aún no es la menopausia pero si estoy empezando debo poner de mi parte, trato de hacerlo pero es duro y aveces siento que ya no puedo más, solo le pido a Dios que me ayude a controlar o quitar estos terribles síntomas que no me dejan hacer mi vida norma, espero que a alguien más le pase y pueda conversar conmigo, aveces pienso que tengo algo malo en mi cabeza o que pierdo el control pero yo se que no es así gracias por este espacio bendiciones,

    • Patricia Córdoba 27 marzo, 2017 en 3:16 pm - Responder

      Hola Patricia,
      Por supuesto que le pasa a muchas mujeres, no eres en absoluto al única, ni eres un bicho extraño.

      Tu ginecóloga valorará si necesitas alguna terapia hormonal, lo cual te puede ayudar, pero en cualquier caso piensa que puedes hacer muchas cosas para gestionar tus alteraciones del estado de ánimo, y ni mucho menos resignarte a vivir así. Pregunta también a tu médico de cabecera si puede derivarte al psicólogo para que te ayude a manejar y gestionar tus emociones en este periodo de tu vida en el que necesitas apoyo emocional. ¡Mucho ánimo!

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: