7 ideas para desarrollar la creatividad en los niños

Inicio/Psicología Infantil/7 ideas para desarrollar la creatividad en los niños

7 ideas para desarrollar la creatividad en los niños

Cómo desarrollar la creatividad en los niños en el día a día

«¡Qué bonito te ha quedado eso, claro, tú que eres muy creativo, pero yo soy nulo para la creatividad, a mí me sacas de lo mío y …!»

Este es un argumento que habrás oído en alguna ocasión para justificar por qué no concedemos espacio a la inventiva, la flexibilidad mental y la innovación en nuestras tareas y trabajos. Una excusa peligrosa que restringe la creatividad únicamente a los elegidos, como si se tratase de un don con el que se nace o no se nace.

Pero sé crítico con esta idea y pregúntate realmente  si la creatividad puede adquirirse.  Lo cierto es que puedes encontrar más o menos predisposición a ser creativo desde la infancia, igual que ocurre con otros rasgos de la personalidad. Sin embargo, en TuPsicologia.com apostamos claramente por la opción de poder desarrollarla e ir adquiriéndola desde las primeras etapas de la vida.

La imaginación es una de las mejores formas de conocer el mundo al alcance de los niños. Crear deseos, ideas y posibilidades infinitas les lleva a aprender, a desarrollarse intelectualmente, al tiempo que les permite expresar sus sentimientos y sus inquietudes. Por eso, es tan importante potenciar la creatividad de los más pequeños desde que son bebés.

Al leer esto, como padre estarás pensando:

“pero… ¿cómo puedo ayudar a mi hijo a ser más creativo desde la cotidianeidad de nuestra vida y con nuestros medios limitados?», ¿tengo que apuntarle a música, pintura o arte dramático?

Tenemos buenas noticias: no hacen falta grandes recursos, ni económicos ni materiales, para fomentar esta manera de ver el mundo; lo que sí es necesario es permitirte, por unos instantes, ser un padre menos directivo y sobreprotector, concediendo libertad al niño para hacer suya la actividad que esté realizando, volcando en ella su manera de ser (sea un dibujo, un juego, o un trabajo manual) sin inhibirle o corregirle.

¿Qué necesitamos?:

  • Escenarios o materiales para explorar. Una vez identifiques sus intereses, déjale profundizar en ellos a través de todos los sentidos con un amplio rango de materiales: masa para hacer galletas, telescopio para mirar las estrellas, semillas para plantar flores y plantas, acuarelas, arcilla, etc. Para el niño cualquier rincón es explorable y le permite aprender algo: ascensores de oficinas, estación de metro, una plaza llena de palomas, etc.  Refuerza su curiosidad inagotable respondiendo con detalle a sus preguntas.
  • Espacio para la improvisación. En medio de sus rutinas y actividades extraescolares programadas, podéis hallar un momento para la espontaneidad. La bañera resulta un estupendo lugar para poner en práctica lo que durante las clases le explican acerca de los materiales que flotan y los que no.
  • Intercambios culturales o educativos. No hace falta que viaje a otros países o se relacione con niños de otros continentes. Si esto no es posible, concédele la oportunidad de relacionarse con otros pequeños de distintas etnias o colegios con diferentes proyectos educativos. Es una maravillosa manera de, además de educarle en la tolerancia y respeto a las diferencias, estimularle a ser más flexible mentalmente y adquirir opciones de ocio.
  •  Imaginar lo imposible y darle validez. A través de sus preferencias en el juego, puedes permitirle “salirse” de lo convencional o real. Déjale que cree animales fantásticos, peinados extraños en sus muñecos, seres con dos cabezas y tres ojos con poderes especiales… Ahora es el momento de dar rienda suelta a la imaginación, en su mundo todo es posible.
  • Buscar variación en lo cotidiano. El mismo recorrido diario para ir al colegio puede transformarse en algo distinto y divertido, si le propones ir inventando historias sobre las personas que pasan por la calle (cómo se llaman, cómo será su casa, en qué trabajaran…). El mismo cuento de Caperucita Roja que contáis por las noches puede convertirse en otro distinto si dejas que sean él quien le de distintos finales originales. ¿Qué puede pasar si esta mañana le dejas que elija él mismo cómo combinar su ropa? Sí, tal vez no peguen los colores, pero habrá creado una combinación genuina que le animará a dejar volar la imaginación cuando coja lápiz y papel.
  • Aplaudir su creatividad a la hora de solucionar un problema o un percance. Si pierde una goma del pelo y utiliza en su lugar un cordón de zapato, refuérzaselo, al igual que si decide colocar sus pinturas en un yogur vacío. Escucha sus diferentes maneras de afrontar los imprevistos. Cualquier problema es una oportunidad para crear algo que lo resuelva. Permítele desde pequeño, en la medida de lo posible, participar  a la hora de elaborar una lluvia de ideas sobre formas de volver a casa si no tenemos coche, maneras de beber agua si no tenemos vaso, etc.
  • Jugar a inventar: podéis utilizar distintas prendas en casa y crear vuestro propio disfraz, buscar nuevas utilidades a los objetos cotidianos (por ejemplo, un plátano puede ser un teléfono y una cuchara un micrófono); inventar un cuento a partir de dos o tres objetos que señaléis al azar en una revista; permitirle inventar un juego con sus propias reglas, etc.

Si después de estas sugerencias te has quedado con ganas de más, te recomiendo un libro que te llenará de ideas para impulsar la creatividad de los más pequeños. Se llama Niños creativos” de Dorothy Einon. Esta guía ofrece un sinfín de actividades para identificar el talento artístico, musical, dramático, científico y literario de los niños mediante trabajos manuales, juegos con movimiento, música y expresión corporal, representaciones, ejercicios con números, palabras, elementos naturales y canciones. Todas ellas con el objetivo de ayudarles a pensar de forma creativa, algo indispensable para crecer y adaptarse en un mundo en constante transformación.

Complementamos el artículo con un vídeo de Tv para padres con algunas propuestas más sobre cómo desarrollar la creatividad desde la primera infancia:

 

¿Ayudas a tu hijo a desarrollar su creatividad?

¿Tienes en cuenta la creatividad de tus alumnos en el desarrollo de las clases?

 

Photo Credit: Jorge Mejía

Por | 2017-07-08T15:33:57+00:00 noviembre 4th, 2014|Psicología Infantil|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva