¿Eres un comedor emocional?

Portada » Psicología » ¿Eres un comedor emocional?

¿Eres un comedor emocional?

Comedor emocional: cuando el hambre no es física, sino emocional

¿Te has fijado en la manera en que comes? ¿Has observado si ingieres sin hambre? ¿Utilizas la comida para aliviar tu ansiedad o tus preocupaciones? Si intuyes que esto puede estar pasándote, tal vez estés utilizando erróneamente los alimentos para combatir el aburrimiento, la soledad, el estrés o el enfado.

Lo  saludable es afrontar estos estados con otras estrategias distintas a la comida, pero para ello el primer paso es aprender a detectar cuándo te estás comportando como comedor emocional.

Veamos ocho rasgos que te permitirán distinguir el hambre emocional del hambre fisiológica:

1. ¿Cuándo aparecen? Mientras que el hambre física se presenta de forma gradual (va dando señales estomacales poco a poco), el hambre emocional te interrumpe bruscamente en momentos en los que ni siquiera estás pensando en comida.

2. ¿Qué demandan? Cuando el hambre es física, estás abierto a ingerir los diferentes alimentos. Cuando comes desde la emoción,  buscas un determinado grupo de alimentos (pasta, chocolate, hamburguesa, dulces) como si sólo pudieras satisfacerte con un alimento en concreto.

3. ¿Dónde se sitúan? El hambre física se concentra en tu estómago (sensación de vacío, movimientos); el hambre emocional se focaliza en tu boca (deseo de chupar, masticar, tragar) y en tu mente (pensamientos obsesivos sobre comer)

4. ¿Qué urgencia muestran? El hambre física es paciente, preferiría ser saciada, pero puede esperar a hacerlo. El hambre emocional es urgente, necesita satisfacer inmediatamente el impulso o deseo de comer.

5. La causa. El hambre fisiológica responde a una necesidad física, que aparece después de estar durante horas sin ingerir nada (mareo, baja energía); por contraposición, el hambre emocional va precedida de una emoción perturbadora (ansiedad, depresión, apatía, soledad) y un acontecimiento estresante o inquietante (discusión, problemas con pareja, exceso de trabajo)

6. El grado de consciencia. Cuando comes por fisiología, puedes decidir libremente el alimento, eres consciente de lo que ingieres y lo saboreas con todos los sentidos, siendo capaz de escoger la cantidad que comes. Cuando comes emocionalmente, lo haces de forma automática y distraída, sin degustar la comida, sin controlar qué y cuánto comes, y con notable dificultad para detener la ingesta.

7. La saciedad. El hambre física desaparece cuando el cuerpo se ha alimentado, pues busca nutrirse (“estoy repleto y paro”). El hambre emocional no desaparece después de comer (“siento lleno el estómago, pero sigo comiendo”). Si eres comedor emocional ocultas, mientras comes, emociones dolorosas que no sabes manejar de otra manera.

8. Consecuencias. Tras comer por hambre física, no hay consecuencias negativas, alimentarse lo consideras como algo necesario y normal. Sin embargo, después de comer desde la emoción, son frecuentes los sentimientos de culpabilidad y vergüenza, porque sabes que has ingerido en exceso y te criticas duramente por ello.

Comer desde la emoción es comer para sentirte mejor, pero al acabar, es tal el remordimiento, que te comprometes a repararlo con prontitud (“mañana haré dieta, no cenaré, saldré a hacer ejercicio, etc.)

Finalizamos con un vídeo del programa Saber Vivir (TVE) donde una endocrino y una psicóloga de la cínica La Luz  hablan del hambre emocional y cómo influye el estado de ánimo, la ansiedad y el estrés a la hora de engordar:

Fuente: Tabla de Constant Craving: Lo que sus antojos de alimentos significan y cómo superarlos, por Doreen Virtue, Ph.D., publicado por Hay House, Inc., 1995)

¿comes con ansiedad?

¿comes sin hambre real?

¿tienes hambre emocional?

Si tu respuesta es afirmativa, es importante que sepas que un psicólogo puede ayudarte a gestionar tus emociones mientras estás a dieta o para llevar una buena alimentación.

Photo Credit: Juliana Dacoregio

Por | 2017-07-08T15:33:58+00:00 junio 18th, 2014|Psicología|1 comentario

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Un comentario

  1. pma.psic@hotmail.com'
    Paola 18 enero, 2017 en 7:23 pm - Responder

    Hola! Me gustó mucho el post! Me pareció la información confiable y está muy bien la referencia. Felicidades por tu blog 🙂 Yo estudio psicología, he comenzado con un blog informativo acerca de psicología y fitness. Por si gustas echarle un vistazo http://www.paompsicofit.blogspot.mx

Deje su comentario

CERRAR

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva
A %d blogueros les gusta esto: