El amor deja huella en el cerebro

¿El amor mueve montañas? Bueno, sin duda todo aquel que haya amado a alguien sabe que ese sentimiento le impulsa a la acción, le hace enfrentarse a retos que en otras circunstancias daría por imposibles. Es un gran incentivo para el cambio y la superación personal.

Hasta aquí podría ser el guión de muchas películas románticas en las que los protagonistas sacan unas fuerzas inusitadas en nombre del amor. Pero ¿y si esto tuviera una explicación más científica?, ¿te lo tomarías más en serio? ¿o tal vez te propondrías cuidar el amor en tu vida?

Si te he despertado la suficiente curiosidad para querer saber qué fuerza tan poderosa posee el amor, sigue leyendo, porque lo que sí se ha podido demostrar es que este sentimiento modifica el cerebro. Sí, sí, como lo oyes.

Ha sido la Universidad de Ciencias y Tecnología de Hanui (China) quien ha llevado a cabo la investigación que ha hallado cómo 10 áreas del cerebro varían su nivel de actividad cuando la persona se encuentra “enamorada”.

Estos cambios en el cerebro se producen cuando el protagonista quiere y desea mantener un vínculo muy estrecho con alguien en concreto, es decir, cuando experimenta la emoción más cercana a lo que se conoce como “amor”.

¿Quieres saber cómo lo han descubierto?

En el experimento participaron 100 alumnos de la Universidad que fueron divididos en tres grupos:

  • Grupo1: Los que se autoasignaban como “enamorados”
  • Grupo2: Los que no tenían pareja en ese momento.
  • Grupo 3: Los que estaban pasando por una ruptura de pareja recientemente y habían finalizado la relación hace poco.

Se les hacía una Resonancia magnética Funcional (fMRI) con la que se registraban los niveles de actividad en las diferentes áreas del cerebro, al tiempo que se les pedía que dejaran la mente en blanco para que no recordaran ningún estímulo concreto, ni suscitaran pensamientos de un determinado contenido.

¿Cuál fue el resultado?

Se descubrió que una docena de diversas zonas cerebrales se activaban coordinadamente, registrando un aumento constante de actividad sólo en el grupo de aquellos que se consideraban enamorados.

Sin embargo, en los otros dos grupos (sin pareja o en ruptura) la única actividad destacada, frente a las diversas halladas en los enamorados, fue la del núcleo caudado, área importante del cerebro que se encarga, entre otras funciones, de la memoria y el aprendizaje.

Esto podría explicarse en parte por el ejercicio de rebobinado y recuerdo constante al que se ven sometidos los que han experimentado recientemente una ruptura de pareja.

¿Qué áreas cerebrales aumentaron su actividad cuando se estaba en pareja?

Las zonas del cerebro que más se activaban estaban relacionadas con aptitudes y habilidades sociales, la motivación, la recompensa y gratificación, el funcionamiento cognitivo, etc.

También se pudo hallar una correlación entre el tiempo sin pareja y la baja actividad en dichas áreas, de modo que a mayor tiempo transcurrido desde la ruptura, menor era la actividad cerebral encontrada.

Esto apuntaría al amor como una variable capaz de modificar la actividad del cerebro, lo cual no es tan extraño si tenemos en cuenta que mantener un vínculo estrecho de apego con alguien nos dota de la capacidad para modificar nuestros patrones de pensamiento y nuestras conductas.

Una persona enamorada tiende a tener un estilo de pensamiento más positivo, genera emociones positivas con más frecuencia y encuentra la motivación necesaria para cambiar determinados hábitos o adquirir otros nuevos (hacer cosas que en otras ocasiones no había hecho)

Esa primera etapa de la relación de pareja, que se identifica con el enamoramiento, no sólo magnifica las cualidades de la persona amada, sino que amplifica también la dimensión positiva del mundo, de la vida y de los otros.

Se codifica y detecta más fácilmente la información positiva que nos llega del medio, se accede al recuerdo de contenidos positivos también de manera más rápida y se tiende a visualizar el futuro más benévolamente.

Si, efectivamente, el amor cambia la actividad de nuestro sistema nervioso central, y puede comprobarse con pruebas como la Resonancia. Ahora ya sabemos que:

Finalizamos con un vídeo de Redes "El amor también está en el cerebro" de Eduardo Punset:
Fuente: Revista Frontiers of Human Neuroscience

¿Crees que el amor ha cambiado tu forma de ver la vida y de pensar?
¿Qué cambios has experimentado en tus pensamientos cuando has estado enamorado?

Por | 2017-08-08T21:56:54+00:00 diciembre 9th, 2015|Pareja|4 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

4 Comentarios

  1. marblau29@gmail.com'
    Esther en - Responder

    Qué cosas más bonitas publicas, Patricia!
    Doy fe! El amor romántico, el amor fraternal, el amor a un ser ( sea animal, árbol o dios)… Cualquier manifestación del Amor muestra la esencia de cada ser.
    Un abrazo inmenso!

    • ¡Gracias por tus palabras Esther! Sí, el amor es una emoción que nos deja huella y nos moviliza, y nuestro cerebro lo registra y nos da fe de ello. Una experiencia más que la vida nos ofrece.

  2. apc.psico@live.com'

    Genial Patricia!
    Como no podía ser de otra manera el amor deja huella en todo nuestro ser y más aun en nuestro SNC, las huellas que deja además son todas de carácter positivo, influyendo de forma directa en nuestro bienestar y felicidad. Por eso hay que fomentar cualquier manifestación de amor, y por encima de todas el amor a nosotros mismos
    Seguiremos con esa labor jeje
    Gracias por el post

    • Gracias a ti Andrea por tus comentarios de valor. La ciencia nos refuerza lo que ya todos vamos experimentando e intuyendo, que el amor no nos deja indiferentes e influye en nuestra atención, memoria y motivación. Ahora nos toca sacare provecho a este recurso de la forma más sana posible.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva