Cómo empatizar cuando no estoy de acuerdo con lo que escucho

¿Has experimentado la sensación de no sentirte comprendido por más que te explicabas?

Familiares que dejan de hablarse, amigos que se distancian, parejas que se faltan al respeto, padres que no se comunican con sus hijos e hijos que evitan a sus padres.

¿Por qué? Porque la comunicación se vuelve tan tensa que les agota, les deja sin fuerzas, con el dolor de no sentirse entendidos y con la frustración de no lograr comprender al otro.

El ser humano está perfectamente diseñado para resolver complejas ecuaciones, poner en marcha su razonamiento lógico, rotar figuras en el espacio, resolver silogismos, aprender idiomas y superar sus propias marcas deportivas.

¿Y para entender a otro ser humano? Tu cerebro está preparado para comprender el lenguaje de otro y sus emociones, sin embargo, la realidad muestra cada día una ausencia de inteligencia emocional en muchos de los conflictos sociales.

En mi experiencia como psicóloga, he podido comprobar, casi diariamente, cómo la empatía es un recurso extraordinario para mejorar la comunicación y la negociación entre personas.

La empatía es la capacidad de percibir y comprender lo que otro ser puede sentir.

También es descrita como un sentimiento de participación afectiva por el que compartes una emoción con otro.

Hoy en día, casi todo el mundo ha oído hablar de este término, pero sigo encontrando gran confusión entre la población general acerca de lo que implica exactamente.

En ocasiones, algunos consultantes y lectores del blog me escriben contándome lo difícil que les resulta empatizar con alguien cercano.

Cuando empiezan a describir lo que les ocurre, compruebo que les cuesta mostrarse empáticos, porque piensan, erróneamente, que conlleva dar la razón o aprobar la conducta del otro.

Lo sé, puede resultarte complicado empatizar con los que no admiras, con los que no compartes ideas y especialmente con aquellos cuyos comportamientos te resultan reprobables.

Quizá te estés preguntando, ¿para qué voy a querer empatizar con alguien al que no aprecio ni admiro? ¿En qué podría beneficiarme ser capaz de empatizar con quienes discrepo?

La ganancia es infinita. Entrenarte en desarrollar esta habilidad puede reportarte múltiples ventajas a la hora de negociar o trabajar en un proyecto con personas opuestas a ti.

Ventajas de ser empático:

  • Predispones al interlocutor a escuchar tus propuestas, pues al mostrar que entiendes su postura (aunque no la compartas), se sentirá valorado y respetado.
  • Disminuyes tus juicios y prejuicios, mostrándote más tolerante ante las diferencias, lo cual te facilitará trabajar y convivir armoniosamente con personas de distintos criterios.
  • Sufres menos ante las posibles ofensas de terceros, porque eres capaz de despersonalizar, buscando posibles explicaciones (que no justificaciones) a sus conductas
  • Avanzas en los conflictos enquistados, ya que tienes una herramienta para ver desde el ángulo del otro y presentar las discusiones como un intercambio de ideas y no como una lucha de poder.
  • Consigues el respeto de quien te escucha, porque de verdad has sabido transmitirle que sabes cómo se siente.
  • Ahora que estás motivado a aprender a empatizar, has de saber que ponerte en el lugar del otro y saber ver por sus ojos, comprender por qué piensa cómo piensa, no te obliga a compartir sus opiniones y sus gustos.

Si haces el esfuerzo por comprender de forma auténtica al otro, no tendrás que fingir afinidad.

Aquí tienes algunas propuestas para entrenarte en empatía auténtica:

#1. Intenta conectar con la emoción del otro

Mira a tu interlocutor, observa sus gestos, su expresión facial, la tensión de sus músculos, su mirada, su postura, todo su lenguaje no verbal y paraverbal (tono, inflexiones de voz, velocidad al hablar, volumen, pausas, etc.).

Procura tener el rol de espectador que, de verdad, quiere escuchar, sin juzgar o emitir evaluación.

No juzgues si te parece bien o mal que se sienta así, solo recoge cuál es la emoción de quien tienes delante.

Ponle nombre a las emociones que el otro parece mostrar, intenta identificarlas sin entrar a valorarlas, ni inhibirlas.

#2. Explica sus ideas, sin justificarlas

Ten en cuenta que podrías ser capaz de explicar la segunda guerra mundial sin que por ello te posiciones a favor de unos u otros.

Un criminólogo puede crear una hipótesis explicativa del comportamiento de un asesino para trazar su perfil, sin defenderle o excusarle.

De la misma forma, te invito a que te entrenes en buscar posibles factores socio-culturales, psicológicos, educativos, biológicos, contextuales, etc. que puedan influir en el comportamiento o criterio de la persona a la que intentas comprender.

No tienes que eximirle de responsabilidad, tan solo ser capaz de entender qué le lleva a actuar así desde su perspectiva (no la tuya).

#3. Deja a un lado lo de “yo en su lugar, jamás haría eso”

Cuando intentas evaluar la conducta de otro en función de tu criterio, estás dando por sentado que la otra parte tiene tus esquemas mentales, tus valores, tus experiencias previas, tus creencias, tus patrones educativos, tus rasgos de personalidad, etc.

Y no es así.

Para empatizar verdaderamente con alguien, te colocas en su lugar sí, pero poniéndote sus lentes (no las tuyas).

Lo que tú harías es solo lo que tú harías. Ese planteamiento solo te sirve para adoptar una actitud resolutiva cuando te piden ayuda.

Sin embargo, para demostrarle al otro que le entiendes, has de manifestar de forma explicita que así es, con palabras como: “ya, entiendo”, “claro, imagino que para ti eso significaba…”; “ajá”; “sí, ya”.

Recuerda que la clave es “comprendo que para ti”, no necesariamente “estoy de acuerdo contigo”.

Tener dificultad para ponerte en la situación afectiva u emocional de los demás, puede crearte conflictos, malos entendidos y tensión con los que más quieres.

Si quieres entrenarte en empatía u otras habilidades sociales, escríbeme y consulta.

Empatía según Elsa Punset:

¿Te cuesta empatizar con algunas personas?

¿Te gustaría poder entender mejor el comportamiento de algunos?

Por | 2019-05-20T09:58:18+00:00 mayo 27th, 2019|Desarrollo personal|Sin comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva