Aprende a quererte a ti mismo

Lo sé, el título del artículo suena bonito, pero luego te sitúas frente al espejo, y no sabes por dónde empezar esa tarea de amarte que, además, te parece tan complicada…¿verdad?

En realidad, es fácil si sabes cómo hacer ese trabajo, y sobre todo si detectas cuáles son los obstáculos que te pones tú mismo para dañarte tanto.

Sí, has leído bien, eres tú el responsable, que no culpable, de la percepción que tienes de ti mismo.

Ahora eres adulto, y todas esas etiquetas que pudieron ponerte en tu niñez y adolescencia, bien puedes comenzar a cuestionarlas ya ¿no?

Claro que habrán hecho mella en ti, puede que durante años hayan sido el espejo en el que te mirabas.

Sin embargo, ten por seguro que, cuando alguien emite un juicio sobre ti, en realidad está dándote información de sí mismo: de sus esquemas mentales, de sus creencias, de sus valores, de sus prioridades, etc.

Si de verdad quieres encontrarte y conocerte, no te busques en las miradas de los demás, pues vendrán con filtros y más filtros. Nadie puede definir quién eres, porque lo que percibimos de otros es lo que percibimos de otros (una interpretación), no la realidad, ¿me sigues?

Entonces, desiste, desiste de tratar de ganar toda esa aprobación social y familiar, porque además no lo vas a conseguir nunca completamente.

¿Has comprobado cómo una misma conducta tuya puede ser evaluada de forma muy diferente según quien haga esa evaluación?

Estar a expensas de que otros te den el Ok, es perder tu esencia para acoplarte a unos moldes, que además están sujetos a percepciones, creencias y valores ajenos.

Nunca nadie podrá saber tanto de ti mismo como tú. Por supuesto que puedes tener en cuenta la opinión de los demás, escucharla, considerarla, ignorarla, confrontarla o lo que quieras. Pero, en último término, no la necesitas para saber quien eres.

¿Y si llevo mucho tiempo sin quererme…?

Si tienes la sensación de llevar años desvalorizándote, tranquilo, eso solo significa que lo tienes muy automatizado, como si te hubieras hecho experto en dejarte siempre para el final.

El cambio es posible, si tomas conciencia de la cantidad de oportunidades que tienes para revertir este proceso autodestructivo e instaurar uno curativo.

Tips para recuperar tu autoestima dañada:

#1. Las razones para quererte están aquí y ahora.

¿Te suena eso de “cuando consiga ese trabajo, ya podré estar a gusto conmigo mismo”, “cuando tenga una pareja con la que poder compartir una vida, ya estaré completo”, “cuando cambie este defecto, ya podré sentirme satisfecho conmigo mismo”, etc.?

Todas estas frases que te autodedicas, no hacen más que encaminarte hacia un amor condicionado, de modo que hasta que no consigues x cosas, no eres digno de autorrespeto, felicidad y amor propio.

Esto hace que la autoestima pertenezca a un tiempo en el que para quererte, tienes antes que haber alcanzado x objetivos.

Esto no tiene por qué ser así. Por supuesto que puedes ponerte metas e ir a por ellas. Claro que puedes mejorar tantas versiones de ti mismo como tú consideres, enriquecerte con tu evolución y aprendizaje. ¡Faltaría más!

Pero no necesitas demostrar constantemente con tus actos, circunstancias o logros que eres digno de ser amado, principalmente porque ya estás bien, tal cual eres, y las auténticas razones para quererte están dándose cada día, en cada instante: estar vivo.

Eres un ser humano que proviene del mismo lugar, sea este el que sea, que el resto, y traes imperfecciones y déficts a trabajar como los demás.

Así, hoy, aquí y ahora, es el día perfecto para que conectes con el principal argumento para amarte: ya estás bien, tal cual, para ser digno de amor, solo te ha hecho falta existir. No lo compliques más.

#2. El amor es necesario, la aprobación externa no.

Contar con la simpatía o valoración externa de tus conductas por parte de otros, sean estos tus familiares, conocidos o amigos, es algo que puede seducirte, que incuso puedes llegar a preferir, pero en el mismo momento en el que lo conviertes en una necesidad, estás condenado a ser infeliz.

Lo único que es realmente necesario es el amor, y pueden amarte y desaprobar algunas de tus acciones. No obstante, no estoy hablando del amor en pareja o de estar enamorado. Hablo de moverse desde el amor frente a moverse desde el miedo.

Si tienes confianza en ti mismo, en tu capacidad de solucionar las cosas,
si te amas y respetas a ti mismo,
si te mueves para tratarte con amor y generar intercambios positivos con los que te relacionas, entonces no necesitarás que coincidan contigo siempre,
no necesitarás que estén constantemente de acuerdo con tus opiniones,
ni que te den el ok a cada uno de tus pasos

Valida tu criterio, dale importancia a lo que piensas y a lo que sientes. No hace falta que lo consideres la verdad absoluta o dogma, basta con que le concedas importancia a tu forma tan particular de vivir y de entender el mundo.

Cuando consigues respetar tu especificidad, tu manera tan singular de ser y estar, cada desaprobación externa que recibes, es algo que puedes permitirte aceptar, porque no es una amenaza ni un drama, ya que tu autoestima no está en juego, permanece intacta.

#3. El amor con el que te hablas es directamente proporcional al que sientes por ti.

Cuando señalo a mis pacientes en consulta la dureza de las palabras que utilizan para hablar de sí mismos, no son pocas las veces que me replican: “bueno, no creo que sea para tanto, un poco de autocrítica es necesaria, ¿no?”

De autocrítica sí, claro, de crueldad, descalificaciones, desprecio, culpabilidad, humillación, etc. pues no, no es necesario ni 100 gramitos.

No se trata de que no puedas hablar de tus puntos de mejora, sino más bien de cómo hablas de ellos y la magnitud que les das, hasta el punto de menospreciarte y empañar todo lo demás.

Nunca he conocido a alguien que consiguiera estar feliz y motivado a la acción hablándose en negativo. Hablarse con negatividad y crudeza suele provocar el efecto contrario al deseado cuando quieres ponerte en acción: te bloqueas, te estresas, te limitas, te minas, etc.

Háblate bien: en positivo, con cariño y con respeto, porque no mereces menos. Háblate como hablarías a alguien al que amas con todo tu corazón.

Los constantes juicios, reproches e incluso el sarcasmo que utilizas al hablarte para describir tus errores, refuerzan el pobre concepto de ti mismo.

Así que comienza por hablarte con amor, y notarás desde el mismo momento la grata sensación de sentirte acompañado, como si fueras con tu mejor amigo. Pero no me leas, practícalo, escucha tus automensajes.

En definitiva, para aprender a quererte, tienes que desaprender el maltrato al que te sometes en ocasiones. Todo puede aprenderse, ¡comienza hoy!

Y tú, ¿cuánto te quieres a ti mismo?
¿Qué haces para tratarte con amor últimamente?

Por | 2017-10-18T13:19:27+00:00 octubre 20th, 2017|Desarrollo personal|5 Comentarios

About the autor:

Licenciada en Psicología por la UAM, Col. Nº M-16099. Experto en Psicoterapia Breve. Máster en Sexología y amplia experiencia como psicóloga y formadora en el área de la psicología de la salud y la educación. Fundadora de Tupsicologia.com, asesoramiento psicológico presencial y on line, un apoyo profesional y cercano

5 Comentarios

  1. arquimedes8@yahoo.es'
    Fran en - Responder

    Hola Patricia.
    Me ha llegado muy adentro tus palabras, y has conseguido que lo haga, que me hable bien. Algo que me ha costado tanto durante mucho tiempo, y tú de alguna forma has logrado que lo haya hecho. Para mi es algo maravilloso, se me ha estremecido el cuerpo cuando lo he hecho, y de alguna manera me he sentido vivo. Muchas gracias por ello. Imagino que tendré que seguir haciéndolo, pero ya he dado el primer paso, y ha sido gracias a ti. Enhorabuena por tu artículo, y por lo que ha despertado en mi. Me siento muy agradecido.
    Un abrazo, y muchas gracias.

  2. ¡Cuanto me alegro Fran! Comprendo perfectamente lo que dices, cuando uno empieza a hablarse con respeto y amor, a veces tenemos esa sensación que describes, que reconforta, como cuando a uno le dan un abrazo.

    Es un aprendizaje, unas veces te saldrá y otras no, pero sigue intentándolo hasta que un día veas que se va haciendo algo natural en ti. Mis mejores deseos para ti

  3. Claudianaguilera@hotmail.com'
    Claudia Gutierrez en - Responder

    HolA. La verdad estoy atravesando un duelo de separación y li que leí me hizo sentir bien. Es un hermoso artículo y voy por el libro. Gracias !!!!

  4. malenalgete@hotmail.com'
    Malena en - Responder

    Hola. Después de muchos años de una gran falta de autoestima, he conseguido valorarme en mi justa medida y con eso me refiero a ser consciente de mis defectos sin que afecten a quererme como soy y valorar más mis virtudes que antes no era capaz de ver y además, a que no me afecte la percepción de los demás sobre mí. No todo el mundo mira de la misma manera a los demás e incluso con los años he descubierto que la crítica o juicio que puedan emitir hacia ti puede ser un mero sentido de culpabilidad sobre lo que no son capaces de ver o reconocer. También intentar ponerme en el lugar de los demás me ayuda a comprender por qué la gente a veces no te valora personal, laboral o sentimentalmente. Pero lo importante es que nosotros sepamos quienes somos y dónde están nuestros límites. Gracias Patricia, tú sabes que me has ayudado mucho a conseguirlo.

  5. rise0030@gmail.com'
    Pablo en - Responder

    Me ha sido útil y relevante encontrar esta página y a dicha autora, es como tener a mi psicóloga y tratarme en casa.

    Aprenderé y practicaré a tratarme como trato a los que quiero, con respeto.

    Aveces veía como mis compañeros se trataban sin respeto o eso creía (con bromas, modismos pero midiendo sus palabras)
    Y entonces yo trataba de ser como ellos para encajar pero me iba mucho a un extremo (grosero) y aprendí que ante cualquier trato siempre debe permanecer el respeto.

Deje su comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Legalidad: Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados por Patricia Córdoba Álvarez. Uso de los Datos: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. Consentimiento: La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso.  En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de rectificación, oposición y/o eliminación de tus datos, enviando un email a consulta@tupsicologia.com

¿Necesitas superar tu ruptura

de una vez?

 

POR LA AUTORA DE ESTE BLOG

EXPERTA EN TERAPIA PAREJA

  • Aprender a manejar la tristeza y la culpa
  • Entender la etapa del duelo que atraviesas
    • Utilizar tu pensamiento en positivo
      • Volver a encontrar sentido a tus días
      • Decir adiós a tu ex y poder empezar una vida nueva