El verano es una época muy propicia para relacionarse más socialmente, visitar lugares nuevos, cambiar de aires, tomar el sol y disfrutar de las comidas (a veces en exceso), todo lo cual suele traducirse en una actitud más vitalista y optimista.

Esta época te ofrece un gran abanico de posibilidades para despertar en ti la sensación de estar en paz contigo mismo, al menos durante unos días,  o semanas los más afortunados.

Un paréntesis, en medio de la rutina que ya se te antojaba tediosa, que te concede la posibilidad de volver en Septiembre con las pilas cargadas.

En este sentido, además puedes aprovechar para ejercitarte en desintoxicar tu mente del pensamiento negativo que se ha ido acumulando a lo largo del año.

De igual forma que a veces lo haces con el cuerpo a través de las dietas depurativas temporales, puedes hacerlo también a nivel mental por medio de algunos ejercicios que  propicia este periodo estival.

¿Sientes que te vendría bien una desintoxicación mental?

¿Tienes ganas de limpiarte mental y emocionalmente?

Veamos algunas de las propuestas:

#1. Gratitud.

Elige un paisaje que te guste, puede ser una puesta de sol de la playa en la que estás veraneando, un frondoso bosque con montañas y árboles, o el atardecer en un ático o terraza.

Realmente lo importante no es el lugar, sino lo que te transmita a ti el sitio, que puedas asociarlo a un espacio de paz y tranquilidad.

Procura estar solo sin distracciones, en silencio, en contacto contigo mismo. Deja que pasen por tu mente imágenes de personas a las que quieras darles las gracias por algo en concreto. Hazlo como si estuvieran allí presentes, permítete expresarlo.

Puedes manifestar tu gratitud repasando mentalmente aquellas escenas vividas, lugares, actividades, etc. por las que te sientes afortunado. Deja que se sucedan, una tras otra, por tu mente, y ve sonriendo a su paso.

La sensación que tienes al final de este ejercicio es de serenidad alegre o alegría serena.

#2. Conciencia corporal

¿Te has dado cuenta de la cantidad de tiempo que destinas al pasado y al futuro? Te alejas del aquí y el ahora, pasando de puntillas por el presente, comiendo sin tener conciencia de que comes, oliendo sin darte de que hueles etc.

Ahora, cuando estés de vacaciones, puedes aprovechar para entrenarte en este práctica de conciencia corporal, donde vas a ir sintiendo cada una de las zonas de tu cuerpo, lo que te ayudará a anclarte al momento presente.

Puedes estar en una tumbona, en la arena de la playa o en la hierba, cierra los ojos y prepárate para dibujar con la mente:

Imagina que tienes un lápiz debajo del brazo derecho, en el pliegue mismo de la axila. Y que con este lápiz vas a dibujar tu cuerpo.

 Comienza descendiendo por la parte interior del brazo hasta el pliego del codo.

 Tómate el tiempo necesario para dibujar todos los pliegues y arrugas de la piel. Todos los pelitos y la pelusilla que hay, y luego ve descendiendo desde el codo hacia la muñeca, hacia el nacimiento del dedo pulgar.

 Tómate el tiempo necesario para dibujar toda la mano, dedo a dedo, entrando bien entre los dedos.

 Ahora estás llegando al borde exterior del dedo meñique.

 Asciende hacia el codo por la parte exterior del brazo hacia el hombro.

 Continúa ascendiendo a lo largo del cuello hacia la oreja derecha.

 Tómate el tiempo de dibujar el pabellón de la oreja.

 Dibuja a continuación los cabellos / el pelo hasta llegar a la oreja izquierda.

 Desciende a lo largo del cuello hasta el hombro, hasta el codo. Y desde el codo, hasta la muñeca.

 Y por el borde exterior del dedo meñique, empieza a dibujar tu mano entrando bien con el lápiz entre los dedos.

 Cuando llegues a la parte exterior del pulgar, empieza a subir progresivamente hacia el codo por la parte inferior del brazo izquierdo.

 Comienza a descender por el pecho hasta el borde de las caderas.

 Y desde la cadera izquierda desciende hasta la rodilla. De la rodilla, desciende hacia la “espinilla” y gemelo izquierdos.

 Dibuja ahora el pie izquierdo y todos sus dedos.

 Asciende a continuación por el interior de la pierna izquierda hasta la rodilla.

 Tómate el tiempo necesario para dibujar tu vientre y para descender por el interior de la pierna derecha hacia la rodilla.

 Ahora dibuja el pie derecho. Está bien, vas perfilando tu cuerpo lentamente.

 Dibuja sus dedos y asciende después por el borde exterior de la pierna derecha en dirección a la rodilla hasta el borde de la cadera.

 Y desde el borde de la cadera hasta la axila del brazo derecho.

 Tómate un tiempo para sentir sus fronteras, sus límites.

 Está bien. Ahora dibuja las cejas, los ojos, la nariz.

 La boca

 El pecho 

 El ombligo

 Observa si el dibujo está completo. Mira qué puede faltar y qué te apetecería añadir. Observa si hay alguna parte menos nítida que las demás

 Está bien. Toma conciencia de tu unidad, de la forma en que estas partes están unidas unas a otras y forman un todo.

 Ahora que ya has reconocido tu cuerpo, tómate el tiempo necesario de experimentar las sensaciones agradables de ese cuerpo

Con este ejercicio desarrollas la capacidad de focalizar tu atención en las sensaciones físicas de tu cuerpo, con el fin de facilitar una posterior relajación de las distintas zonas corporales y musculares.

#3. Deja tu huella en el mundo.

¿Sabes que lo que hagas hoy tendrá repercusión en el futuro de otras personas o seres vivos?

Esto puede ser algo maravilloso si lo interpretas como la aportación que puedes hacer de tu paso por este mundo.

Esta época vacacional probablemente te facilite el estar en contacto con gente de otras ciudades o países, una oportunidad estupenda para intercambiar con ellos impresiones, ideas y costumbres.

Quizá en tu caso vayas a estar con tu familia o allegados, pero en un lugar diferente.

Sea como sea, seguro que puedes elegir qué huella quieres dejar después de vivir unos días en ese espacio o relacionarte con otra gente. Piensa en algo que te defina, algo que te caracterice o forme parte de tus habilidades, y simplemente exteriorízalo, plásmalo, compártelo, extiéndelo.

¿Cómo cuidas tu mente en vacaciones?

¿Haces algún ejercicio para desintoxicar tu mente?